Columnista - Rafael Romero

Embalse de expedientes en la Suprema

Rafael Romero

14 abr. 2019 03:00 am
A+

Por más de sesenta días los peruanos hemos seguido de cerca cómo las comunidades campesinas bloquearon caminos en la región Apurímac, a propósito del caso Las Bambas, y todavía somos testigos del divorcio entre el Estado y el ciudadano. Es patético que el Perú conforme la cabecera de una lista sudamericana en la cual el Estado no atiende debidamente las necesidades de la población, la misma que con sus impuestos sostiene a una enorme burocracia.

Esto no es privativo del gobierno nacional o Ejecutivo sino de todos los poderes del Estado donde el Judicial tiene evidentes bemoles en cuanto a inmediatez con el ciudadano se refiere y en cuanto al servicio público que presta, careciendo de serios criterios de calidad.

En artículo anterior, titulado “Presidente Lecaros, en sus manos está” (https://www.admin.somosmarvel.com/opinion/rafael-romero/presidente-lecaros-en-sus-manos-esta/), exhortamos a las altas autoridades de la Corte Suprema de Justicia de la República a dar un paso firme e inteligente ante el embalse de millones de expedientes en el seno del foro jurisdiccional, comenzando por ejemplo en el ámbito laboral donde la parte perdedora suele presentar casaciones caprichosas con el único propósito de demorar los procesos por años.

Al respecto, en diversos estamentos del Poder Judicial hay buenas ideas para la descarga procesal y existe disponibilidad para asumir este gran reto que de cumplirse nos pondría ante los ojos del mundo como un país que mejora el servicio de justicia, condición elemental para ser un país desarrollado; sin embargo falta la decisión política del propio presidente de la Corte Suprema, José Luis Lecaros, y falta su pedido de ayuda al primer mandatario Martín Vizcarra, pues se necesita recursos económicos; y el Perú los tiene encajonados en las arcas públicas para financiar un programa de descongestión de expedientes.

Esta debería ser una prioridad del Estado, el trabajar de la mano con el Poder Judicial para hacerlo más eficiente y eficaz de cara al Bicentenarío de la Independencia. No es bueno que lleguemos a tan importante hito histórico con una judicatura alejada del ciudadano, y por eso es urgente acabar con los conflictos del tipo Las Bambas que existen no solo en Apurímac sino en los pasillos judiciales, haciendo que la justicia se aleje cada vez más del ciudadano del campo y la ciudad.

Esto no significa desmerecer la preocupación honesta de los magistrados y del personal administrativo ejemplar del Poder Judicial que hacen lo indecible en medio de la falta presupuestal para lograr que el embalse de expedientes no siga aumentando, y ahí está la buena labor de la Relatoría, de la Secretaría General de la Corte Suprema de Justicia de la República, de la Gerencia General, en particular de la Subgerencia de Atención de Propuestas Ciudadanas, de la Gerencia de Desarrollo Corporativo y del Observatorio Judicial.

Post Relacionados

Donald Trump y Bill Gates: ¿quién es quién?

El tiempo esclarecerá qué hay detrás del momento pandémico y de la neogeopolítica corporativista que se vive hoy a escala mundial, donde los principales actores son EE.UU., China, Rusia y un “poder oculto” que SOLO muestra, como la punta de un iceberg, sus fundaciones multimillonarias premunidas de sicóticos planes para establecer una dictadura global. Dicho

“Shalom alejem” y reestructuración del Estado

La propaganda del gobierno de Martín Vizcarra y la manipulación de algunos medios de comunicación tradicionales, a través de la millonaria publicidad estatal, no pueden ocultar la realidad: el Ejecutivo muestra inaceptables falencias frente a una suerte de arma viral denominada Covid-19. Palacio de Gobierno y sus áulicos, entre ellos no pocos comunicadores rentados y

Donald Trump vs. Nuevo Orden Mundial

Para una comunidad de periodistas, analistas e investigadores nada de lo que está experimentando el mundo desde finales del año pasado, batallando contra el Covid-19, es extraño ni cinematográfico. El confinamiento que viven hoy miles de millones de habitantes no es un guión de ciencia ficción ni la trama de películas de terror. Es un