Rafael Romero

Rafael Romero

MÁS ALLÁ DE LA NOTICIA

Acerca de Rafael Romero:



Supremo Lecaros, fiscal Ávalos y ministro Morán

Hace pocos días, y con absoluto derecho, el presidente del Poder Judicial, doctor José Luis Lecaros, cuestionó al fiscal provincial Domingo Pérez por sus persistentes ataques a su persona y dignidad de alto magistrado de la República; pero la respuesta de la Fiscalía de la Nación no se hizo esperar, sobre todo desde la argolla siniestra que ha echado raíces entre sus estructuras, saliendo la misma a defender a uno de los engreídos de Palacio de Gobierno.

¿Cuál fue esa respuesta? Una que en realidad más parece venganza: la apertura de una investigación al doctor Lecaros por haber sostenido algunas llamadas telefónicas con el ex juez César Hinostroza, hecho investigatorio que en el actual contexto de debilidad institucional del Perú resulta desproporcionado e interesado, diría parcializado por satisfacer la antropofagia gubernamental, la ambición de poder de las ONG zurdas y los desaguisados de fiscales divorciados del Estado de Derecho y del respeto al ciudadano.

Es evidente que el gran titiritero de este desmadre institucional es Odebrecht y su clan de constructoras afines, tanto cariocas como nativas, llámese por ejemplo “Club de la Construcción”, con sus personajes intocables, los mismos que tienen en Palacio de Gobierno a un aliado, y saben que haciendo shows o convirtiendo en más estridentes algunos casos, como el de “Los Cuellos Blancos del Puerto”, lograrán distraer la atención de 32 millones de peruanos respecto de la bandeja de plata con la que se le sirve a la mencionada transnacional.

Señores, lo que se debería investigar es al fiscal Pablo Sánchez, y la forma como habría hecho cambiar de opinión a Hamilton Castro justo en el momento inicial en que se recibió la denuncia estadounidense sobre Odebrecht. Ese fue el tiempo en el que se debió encaminar mejor el papel fiscal sobre este megacaso de corrupción en Perú. También se debería investigar cómo uno de sus hijos resultó trabajando con total desparpajo para una entidad pública, cuando miles de jóvenes van con su currículum de puerta en puerta y no consiguen empleo.

También se debería investigar a fiscales provinciales de casos emblemáticos comprometidos en serias denuncias de corrupción, ¿o no se los toca porque pertenecen a la argolla caviar que se ha conformado en el seno de la Fiscalía en los últimos años? Igualmente, ¿no se debería investigar la filtración de audios y la alegre entrega de información reservada a unos cuantos medios de prensa afines a IDL o ProÉtica?

Por último, y no por ello menos importante, conozco a oficiales de la PNP, muy profesionales y serios, por lo que estoy casi seguro que la filtración de registros de llamadas no viene de la institución policial, por más que haya querido acusarla la actual fiscal de la Nación.

@RafaelRomeroVas



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Autorizaron pago a socia de Vizcarra

Autorizaron pago a socia de Vizcarra