Raúl Mendoza

Raúl Mendoza

PUNTO APARTE

Acerca de Raúl Mendoza:






Actitud

La lectura y la observación paciente del entorno permiten decir que el éxito es conocimiento y habilidad, pero ambos son una porción menor en este preparado, porque la clave mayor y el efecto multiplicador del éxito es la actitud. Saber y ser hábil puede llevar al naufragio con la actitud equivocada. No se puede desempeñar sobre la escena el papel de un héroe con actitud o sentimiento apocado o temeroso; no se puede llamar sino a la lástima con la autocompasión. No se puede empuñar bendiciones sino es con el optimismo. El éxito es brillo, es alegría, entusiasmo, humor, certeza y coraje.

En una entrevista de trabajo o en cualquier solicitud a gritos o en privado por la sobrevivencia, llamar a la pena es estar de antemano derrotado. Mendigar cualquier tipo de aceptación es cortarse en pedazos en nombre de lo que creemos ser. Vivir esperando es cederle espacio a la muerte. La actitud es, así, no solo una vía al éxito y al reconocimiento, también conecta con las personas correctas y es la alameda de la felicidad.

Actitud no es solo andar henchido y saberse capaz, no solo es brillar como el único foco de la sala, es tener una concepción feliz y optimista de la vida, bajo toda prueba. Vivir aquí y ahora, no más. El pasado es una culpa inútil y el futuro una preocupación desgastante. Ambos son una ilusión que solo habita nuestra mente. Actitud es relacionarse con atención plena y activa con lo presente, no con lo ausente. Es dejar la imaginación solo para el goce y la ficción, es experimentar con lo inmediato y real. Actitud es arrojar por la ventana las ideas que no necesitamos, para tocar lo que en verdad solo hoy experimentamos (sin juicio). Tiene algo de Zen, ser con el aquí, con el ahora, con lo que es, pero es lo que nos permite estar despiertos, por tanto, vivos. Lo más difícil, actitud es aceptarse tal cual y descartar a quienes no aceptan esa caja llena de oro y madera que somos en nuestra sutil imperfección.

Es por la mala actitud que la soledad se convierte en fantasma envolvente, es por ella que permanecemos quietos, que nos juzgamos o permitimos que lo hagan. Es por ella que tememos el juicio o creemos el cuento de la irrelevancia o el crimen del placer.

Todo drama es ineludible, pero nunca debe superarnos.






ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Carlos ‘Kukín’ Flores fallece de paro cardíaco

Carlos ‘Kukín’ Flores fallece de paro cardíaco