Raúl Mendoza

Raúl Mendoza

PUNTO APARTE

Acerca de Raúl Mendoza:



Expropiar memorias

Si el género es lo que uno cree ser, ¿por qué nuestro pasado no puede ser lo que queremos? Dicen que el tiempo es una ilusión, que todo coexiste y la mente se encarga de ordenar las cosas. Dicen también que el pasado no existe, que solo ocupa tu mente como un habitáculo de hechos distorsionados. Más creíble es un diario (como el de Ribeyro) que unas memorias, no más que la reinvención de nuestras penas y nuestras furias.

Como quiero, atisbo el pasado como un cúmulo de amores felices, viajes que hice, aventuras extrañas, anécdotas para crédulos, victorias múltiples. ¿Por qué no? Es mi memoria finalmente. ¿Recuerdas el viaje a la India, los cuerpos quemados en el Ganges, las truculentas estafas a la llegada y el abordaje espiritual al norte o las callejas estrechas y lúgubres de Pekín en las laterales de las grandes y modernas avenidas? ¿O París de noche?

Vivimos nuestras vidas o las vidas que tanteamos en la realidad, las películas, los documentales y las novelas. Quien lea biografías sabrá lo que es sumar a la propia. Leía sobre el detalle de la muerte del padre de una escritora y la viví como ella misma, ahora es tan memoria suya como mía. La expropié como expropié la experiencia de quien en “El extranjero”, de Camus, conoció al apático señor Meursault. Lo recuerdo frente a mí en el sepelio de su madre, insensible y preocupado apenas por volver. Recuerdo al Quijote, yo estuve allí, cuando lo humillaron hasta que recuperó la cordura. Solo sé que en esa cama Alonso Quijano despertó, habló, se olvidó de nuestras gestas y se murió. Recuerdo el camino de piedras secas y los taconazos huecos entrando a Comala. Rulfo no la imaginó para él, la erigió para mi memoria como asunto personal.

¿Y qué decir de las películas o de las cuitas de mis amigos? Nada es de ellos o solo de ellos, es el patrimonio de mi memoria, yo soy ellos, ellos soy yo. ¿Por qué solo la memoria es lo que atañe a lo que nos ocurrió? Es tan vivo todo en mí como el temor de las epidemias del XXI aquella hambruna, guerra, cruzada y muertos en el camino de la peste negra europea de 1347…

¿Y así te quieres quedar mirando el techo sin vivir, escuchar, leer, ver y vivir la vida de los otros como la tuya propia?



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
César Villanueva: audiencia sobre pedido para variar prisión preventiva será el lunes 2 de marzo

César Villanueva: audiencia sobre pedido para variar prisión preventiva será el lunes 2 de marzo