Reflexiones en el Día Mundial de la Salud

Reflexiones en el Día Mundial de la Salud

Por Álvaro Díaz

La visión macro de tener un día mundial de la salud debiera ser que la salud sea mundial, accesible, posible a todos.

De hecho, todas las constituciones, como la peruana, lo consideran un derecho básico y universal, por ello se fomenta el acceso a su atención con calidad y oportunidad.

La Asamblea Mundial de la Salud proclamó, en el año 1948, que el 97 de abril sería el Día Mundial de la Salud, conmemorando la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), buscando concientizar sobre las enfermedades y fomentar hábitos sanos en las personas.

El lema elegido para el 2022 es “Nuestro Planeta, Nuestra Salud”. Su objetivo o deseo es invitar a las personas, entidades y gobiernos a compartir información respecto de las medidas a adoptar para proteger la salud de las personas protegiendo la salud del planeta.

El lema del año 2021 fue “Construir un mundo más justo y saludable”, movido por el resultado, el impacto de la pandemia del Covid19 buscaba poner el acento en las desigualdades entre los diferentes pueblos respecto de los recursos para atender las enfermedades. En general, la pandemia impactó más en las poblaciones más vulnerables por el efecto de la pobreza y por ello con servicios sanitarios deficientes.

Desde mi punto de vista, podría enfocarse aún más este día, por ejemplo, para reflexionar, como lo hacen en España, en conocer de qué enfermamos más y cómo podemos prevenirlo.

En España, el doctor Juan Martínez Hernández, especialista en medicina preventiva y salud pública, explica las enfermedades que tienen mayor impacto en la sociedad, concluyendo que son la diabetes (los niveles de glucosa de la sangre están muy altos, derivado, usualmente como consecuencia del sedentarismo y el sobrepeso; y, el Alzheimer y demencia vascular, íntimamente ligado al razonamiento, la planificación, la memoria y otros procesos mentales provocados por el daño al cerebro como consecuencia de la disminución del flujo sanguíneo al mismo.

En el Perú no es muy diferente la realidad. Los estudios que tiene Pulso Corporación Médica indican que el perfil del peruano sano es que más del 60% tiene un factor de riesgo metabólico y más del 40% dos factores de tal riesgo. El riesgo metabólico se desarrolla silencioso y sin mayores síntomas (aunque es detectable fácilmente), y luego de unos años desencadena en una enfermedad crónica no transmisible como la diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, y hasta en algunos tipos de cáncer.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.