Luis Castañeda Lossio ha sido probablemente el Alcalde de Lima que mayor cantidad de obra pública útil construyó, durante sus tres periodos como burgomaestre limeño. Empezó su vida política –y su entrega a la capital del país- como Regidor durante otra exitosa gestión municipal, la del recordado Alcalde y político de polendas Arq. Eduardo Orrego Villacorta. Castañeda Lossio también fue político, aunque lo suyo fue más que nada una pasión por Lima Metropolitana, cuyo perfil urbanístico lo modernizó a través de grandes avenidas, bypasses, túneles, vías rápidas, etc., sin dejar de lado ese lado humano que tanto privilegió. Las escaleras populares erigidas en las faldas de unos cerros plagados de viviendas rústicas, producto de las invasiones que forman parte del ADN de nuestra gran informalidad; puentes vehiculares y peatonales cruzando los ríos Rímac, Chillón, Lurín y Pachacamac; unas grandes avenidas que anexan por el norte a Comas con Puente Piedra y Lima y enlazan con la Carretera Sur que pasa por Lurín y Pachacamac uniendo a las playas del sur, son muestra de su visión como urbanista.

Como lo es el modernísimo servicio de buses Metropolitano, un acierto que le costó grandes frustraciones por la incomprensión, de carácter politizado, que impulsaron sus tenaces detractores. Cómo dejar de lado otro ejemplo de sensibilidad social suyo: los exitosos hospitales de la Solidaridad que, durante sus gestiones, constituyeron un remanso para las grandes mayorías menesterosas. Previo a su paso por el municipio limeño, Castañeda Lossio asumió con evidente éxito la dirección del Instituto Peruano de Seguridad Social, ahora EsSalud, transformándolo desde una suerte de cavernoso y desabastecido centro de salud pública a un ejemplar, magnífico centro hospitalario, consiguiendo su modernización al convertirlo en nosocomio modelo, tecnológicamente avanzado -hasta para el trasplante de órganos- adonde se atendían como príncipes los limeños de modestos recursos. Asimismo le legaría a Lima un estupendo parque temático, llamado “Circuito Mágico del Agua”, que destaca entre los mejores nuestra región.

El inventario de obras de Castañeda Lossio es cuantioso. Pero, asimismo, fundamentalmente preñado de obras indispensables para la modernización capitalina, que con él alcanzaría un estrato realmente exitoso. El año 2014 ganaba una tercera elección municipal, al resultar ser reelegido por segunda vez Alcalde de Lima, ya en medio de una crisis socio política muy potente, como la que había generado Ollanta Humala. Ahí se impuso a la roja Susana Villarán, auto reconocida como gran corrupta. Su triunfo encendería más las iras de la izquierda caviar.

No tuvo éxito en sus intentos por alcanzar la presidencia de la República. Postuló por primera vez en 2000 por Solidaridad Nacional, partido político que fundó. El triunfo lamentablemente no le escoltó. Volvería a tratarlo el 2010 con semejante resultado. En esa última ocasión le acompañó como candidato a primer vicepresidente otro peruano ilustre, Augusto Ferrero Costa. En ambos intentos tuvo en contra suya a esa llamada “gran prensa”. ¿Razón? Castañeda Lossio combatió férreamente a los caviares. Hasta se enfrentaría a El Comercio, conglomerado mediático que le guardaba una vengativa rencilla.

Descansa en Paz, Luis Castañeda Lossio.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.