Respetos guardan respetos, señor Acuña

Respetos guardan respetos, señor Acuña

El veleta/ricachón César Acuña demanda “respeto” de las demás fuerzas políticas que anidan en el Parlamento, para que “cumplan el acuerdo establecido el año pasado”. Pretende que Alianza para el Progreso –su partido, con nombre calcado de la iniciativa ejecutada en los años sesenta por el presidente norteamericano John F. Kennedy para desarrollar nuestra región- presida el Congreso entre julio 2022 y julio 2023. Es decir, precisamente cuando se decidiría la vacancia, aparte de la acusación constitucional y cuanta medida sea necesaria para liberarnos de este régimen de corruptos e ineptos. En otras palabras Acuña está desesperado por perder el manejo del fiel de la balanza, que le facilitaría asegurar la permanencia en el poder del corrompido e inútil régimen comunista/senderista que encabeza el investigado por corrupción Pedro Castillo. Un partido como el suyo (con prueba plena de su blindaje a este gobierno que, apenas en un año, ha destruido el país y sembrado la semilla del marxismo, de la incompetencia y la trampa en las altas, medianas y bajas esferas del Estado), no puede ni debe tener el privilegio de presidir el Legislativo en momentos tan dramáticos y estratégicos para nuestra patria. Como será, precisamente, el periodo julio 2022/2023. ¡No, señor Acuna! Usted y sus adláteres partidarios han dado un giro copernicano respecto a las bases y los principios que juraron defender durante la campaña proselitista de 2021.

Ustedes se han entregado en forma descarada y vergonzosa al oficialismo -presumiblemente a cambio de algún quid pro quo- abandonando no solo a sus electores sino, aún peor, al país entero. Y, desde luego, a aquellas fuerzas políticas que abrigan el pensamiento democrático y la corriente del centro político, con quienes pactó usted dicho “acuerdo”. Un trato que ahora usted exige se “respete”, cuando usted ha traicionado el trabajo de las fuerzas de oposición comprometidas a defender la Constitución, nuestro Estado de Derecho y la Democracia. Valores que han sido sistemáticamente violentados por el gobierno bolchevique de su hoy aliado Pedro Castillo -junto con los cerrones, bellidos, etc.- conspicuos representantes de la podredumbre zurda que pretende atornillarse al poder sine die.

Su más reciente demostración de incondicionalidad a Castillo –dentro de un sinnúmero de piruetas para favorecerlo consolidándolo en la presidencia- ha sido ese lamentable espectáculo al que usted obligara a que asista la ex senadora, ex Defensora del Pueblo, ex primera ministra, etc., Beatriz Merino, junto con la cúpula de la universidad César Vallejo de su propiedad, para tratar -inútilmente- de convalidar el plagio de la tesis de su indecoroso ex alumno y aún presidente del Perú Pedro Castillo Terrones.

¡Con gente como usted, señor César Acuña, la democracia desaparecerá! Y sometido ya al comunismo/senderismo, el Perú seguiría autodestruyéndose conjuntamente con los arreglos bajo cuerda de la corrupción; un modelo opresor y pervertido muchísimo peor al vigente que rechazan los 32 millones de compatriotas. Usted, señor Acuña, no tiene derecho a reclamarle a la democracia “que cumpla” un pacto atentatorio contra los intereses de toda una sociedad. ¡Demándeselo a sus aliados oficialistas!

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.