Retroceder siempre, rendirse quizá

Retroceder siempre, rendirse quizá

El economista Kurt Burneo, que aterrizó en el MEF repartiendo golpes a tutti quanti: al disparar la alarma sobre una recesión y arremeter sin miramientos contra el BCR, ha mudado a convertirse en un verdadero “caramelo de chocolate” al afirmar en una reciente entrevista: “que nunca hubo fricciones con el BCR” y “que la pelea era en los medios de comunicación que trataron de enfrentarlo”, ergo, no dijo lo que dijo, ni escribió lo que escribió (Hildebrandt en sus Trece), aunque en realidad, aún no logra controlar al 100% su animosidad pues ha propinado un tremendo hachazo del 34% al pliego del Congreso en el proyecto de Presupuesto Público para el Año Fiscal 2023 (PPP23). Que no es una buena señal para negociar dicha ley, a menos que “quiera poner de rodillas a los golpistas” siguiendo órdenes de su premier.

Si bien el PPP23 asciende a la gigantesca suma de S/ 214,000 millones, el titular del MEF exagera al afirmar que es mayor en 4% al presupuesto 2022, porque si bien la diferencia entre ambos es de S/ 17,000 millones, tal aseveración no pasa de ser un engañamuchachos: primero, porque los precios del 2023 con la galopante inflación en boga por lo menos serán 7.5% más altos, según la encuesta de expectativas de inflación anual del BCR y, lo segundo, es el crecimiento económico de 3.3% del PBI del 2022 anunciado por Burneo. En conclusión, no sería mayor en 4% sino menor en 1.3%, luego de las sumas y restas respectivas. Lo más destacable del PPP23 es que eleva el pliego de Educación a S/ 41,966 millones (incremento de 5.8% en términos reales) donde el 50% representa la educación escolar. Una perita en dulce que avivará las papilas gustativas del Fenate. Otro gran beneficiado es el sector Saneamiento que sube a S/ 4,278 millones (nada menos que 23.9%), de los que S/ 2,090 millones son para la zona urbana y S/ 2,608 millones para la zona rural. Hay que tener cuidado con que estos recursos sirvan obras de pasto fresco para alimentar a las hordas de la Chota Nostra.

Ante el Congreso, Burneo volvió a anunciar la puesta en marcha de un “Gran Plan de Reactivación Económica, dada la estructura productiva del país” que podría elevar a 5% del PBI el crecimiento esperado en el 2022. Es decir, estamos ad portas de expectar un milagro, similar a una resurrección de John Maynard Keynes. Pero estos fuegos de artificio, se han visto opacados por los augurios de Fitch, la agencia calificadora de riesgo, que acaba de rebajar la proyección de crecimiento de la economía peruana de 2.5% a 2.3% del PBI.

Por su lado, el exministro Carlos Oliva, presidente del Consejo Fiscal, advierte a Burneo: “que no hay mucho espacio para una política fiscal expansiva porque las proyecciones que ha hecho el MEF tienen como techo el tope de la regla fiscal. Para el 2023 tienen un déficit de 2.4% y la regla fiscal dice que el máximo justamente es 2.4%”, y más bien espera “que ataque dos puntos. Uno tiene que ver con la falta de confianza para la inversión privada, conflictos sociales, relación con el Poder Legislativo y el sector privado. El otro, está relacionado con la inversión pública”, porque será un reto inconmensurable que no se desacelere con el cambio electoral de las autoridades regionales y municipales en el 2023.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.