Ricardo Romero Talledo

Ricardo Romero Talledo

BRÚJULA COMERCIAL

Acerca de Ricardo Romero Talledo:






Pasos para la continuidad exportadora

En 1997, 3,895 empresas exportaron al mundo, veinte años después lo hicieron 7,879. Es decir, el número se duplicó en dos décadas.

Esta evolución no solo es el resultado del dinamismo de la economía peruana y las políticas públicas de apertura comercial, sino también del emprendimiento de muchos peruanos con una visión clara sobre la importancia de los mercados internacionales.

No obstante estos avances, la pregunta que surge es cuántas de estas empresas han permanecido sosteniblemente en la actividad exportadora. Según cifras oficiales, entre enero y septiembre de este año, 2,402 empresas dejaron de exportar. Las razones más comunes que contribuyen a esta volatilidad son la falta de experiencia exportadora, la inconsistencia en sus estrategias comerciales y la incapacidad de adecuarse a las exigencias de los mercados de destino.

El éxito de la actividad exportadora pasa por dos condiciones fundamentales: compromiso y planificación. Es por eso que, antes de llegar al proceso mismo de la exportación, es necesario seguir cinco pasos, especialmente si la empresa jamás ha exportado.

El primero es determinar las razones por las cuales la empresa desea incursionar en el mercado internacional, para así poder garantizar que la exportación se convierta en una actividad permanente y sostenible en el tiempo. En segundo lugar, es indispensable evaluar las condiciones mínimas para incursionar en el proceso exportador, realizando un diagnóstico interno de sus capacidades, incluyendo un análisis sobre sus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas que le permita enfrentar el mercado internacional. La selección del mercado objetivo es el siguiente paso, lo cual requerirá investigar los potenciales para su producto, sus condiciones y exigencias. Esta investigación debe ser rigurosa, porque de ella dependerá en gran medida el éxito o fracaso de la exportación. Como cuarto paso, se hace necesaria la evaluación de la empresa y el producto frente al mercado. Es decir, el exportador debe estar consciente de que su producto o servicio no siempre se adecua a las preferencias de los consumidores del mercado seleccionado. Finalmente, el plan exportador es el paso que en términos prácticos representa el plan de negocios, el cual permitirá a la empresa identificar sus objetivos para la exportación, especificar las actividades necesarias para alcanzar dichos objetivos, incluyendo mecanismos para revisar y medir el progreso, así como mantener a la empresa concentrada en las metas trazadas. Completados estos cinco pasos, las empresas estarán en condiciones no solo de iniciar la actividad exportadora, sino de hacerla sostenible en el tiempo.

Hagamos el esfuerzo de implementar buenas prácticas para la exportación, especialmente entre las pymes, ya que solo así podremos reducir la volatilidad en la continuidad de las empresas exportadoras.

 

 






ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Reuniones fantasma precedieron entrega de gasoducto del sur

Reuniones fantasma precedieron entrega de gasoducto del sur