Ricardo Vásquez Kunze

Ricardo Vásquez Kunze

EL EXPRESO DE ORIENTE

Acerca de Ricardo Vásquez Kunze:



Cold case

La campaña electoral para el congreso extraordinario de 2020 parece estar calentando motores y ya empiezan a salir por parte de los enemigos políticos declaraciones del año de la pera hechas por algunos candidatos. La idea es confrontarlos con el pasado para desnudar una supuesta contradicción con el presente. Algo así como si alguien sacara los panegíricos de Mario Vargas Llosa de los años 60 del siglo XX a favor de la Revolución Cubana y de Fidel Castro para luego emplazarlos con las catilinarias del nobel contra la dictadura comunista de la isla caribeña que ya lleva más de 50 años.

Así de estúpido pero esa es la idea. Como si no existiera espacio ni tiempo histórico entre un hecho y el otro. Como si el cambio de opinión de alguien sobre un hecho fuera un demérito y sostener una opinión en el tiempo un mérito independientemente del contexto que las rodea. Pues bien, como hoy soy candidato a congresista de la República por Fuerza Popular con el número 4, la señora Claudia Cisneros ha sido la primera en sacar un video de hace casi una década en que ella me entrevista y en la que le expongo con dureza por qué no iba a votar por Keiko Fujimori en las elecciones del 2011. La moraleja que se quiere forzar es la de una persona sin principios y que no sigue una línea recta de pensamiento y de acción y que se acomoda según las circunstancias. Es obvio que he cambiado diametralmente de opinión respecto a Keiko Fujimori y al fujimorismo que ella representa. Y lo he hecho porque en una década ella también cambió diametralmente rompiendo con el esquema de perversión de la política practicada en los años 90, que consistía en desinstitucionalizar los partidos políticos que son la columna vertebral de la democracia.

Hay que recordar que en los 90, el fujimorismo tenía por praxis crear por cada proceso electoral un partido nuevo, una suerte de combi electoral que desaparecía una vez logrado el objetivo. Esta mala praxis se repitió hasta el 2011 en la que el fujimorismo participó con un movimiento llamado Fuerza 2011. Antes lo había hecho con Sí Cumple, Perú 2000, Vamos Vecino, Nueva Mayoría y Cambio 90, un rosario de “partidos” que reflejaban cuánto le importaba la política y el fortalecimiento institucional de la democracia. Evidentemente yo no podía estar de acuerdo con eso cuando la señora Cisneros me hizo la entrevista. Todo cambió cuando la señora Fujimori entendió que había que apostar por un partido político orgánico y construyó Fuerza Popular, hoy el partido de derecha popular más organizado y relevante del país. También cambió el hecho de que la candidata rompiera y deslindara claramente en lo que correspondía con el régimen de los 90, cuando dijo que se habían cometido “delitos y errores” que no se podían soslayar. Cuando la Cisneros realizó la entrevista no se había producido ningún deslinde y, por el contrario, se reivindicaba todo lo hecho en los 90 sin separar la paja del trigo.

Dicho esto, hay que recalcar que hoy Fuerza Popular ha repudiado el golpe de Estado perpetrado por Martín Vizcarra cerrando el Congreso inconstitucionalmente y concentrando todos los poderes sin equilibrio alguno. Así las cosas, Fuerza Popular se ha puesto del lado de la Constitución y las leyes, a diferencia de los que se rasgan las vestiduras por una democracia en la que solo creen cuando les conviene y en la que no cabe Fuerza Popular. Se podría decir que son consecuentes en su fanatismo, estupidez y odio.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Ya hay licencia para robar y matar

Ya hay licencia para robar y matar