En un contundente pero breve comunicado, el Departamento de Estado ha tomado posición sobre la tesis del fraude en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en el Perú. No la avala. Por el contrario, el Tío Sam es bien claro cuando afirma sin medias tintas que “”Felicitamos a las autoridades peruanas por organizar de manera segura otra ronda de elecciones libres, justas, accesibles y pacíficas (…) Estas recientes elecciones son un modelo de democracia en la región”. De hecho, es una injerencia en el proceso electoral peruano por parte de la potencia más grande del mundo cuando existe una pugna legal y popular por la validez de las elecciones ante numerosos hechos por los que más del 50% de la población, si le creemos a una reciente encuesta, afirma un fraude. El imperialismo yanqui esta vez no fue problema para los comunistas de Perú Libre. Deconstruyendo el mensaje del Departamento de Estado, este se da el mismo día en que una plétora de militares retirados de las Fuerzas Armadas hizo una manifestación con sus familiares, allegados y simpatizantes, anunciando tronar de espadas de honor que nunca se vieron ni se sintieron. Todos fueron de civil, un craso error si lo que se quería era distinguir esta manifestación de las otras en la que la calle se pronunció. Este es un claro mensaje del Departamento de Estado de que no avalará un golpe de Estado militar en el Perú. Tampoco pondrá en entredicho al ente rector de la justicia electoral que estaba contra las cuerdas ante una andanada de acciones políticas y legales de quienes están seguros de que se consumó un fraude en la segunda vuelta. Dice el Departamento de Estado: “We support allowing electoral authorities time to process and publish the results in accordance with Peruvian law. Our two nations share a deep friendship rooted in the same fundamental values. Cooperation between the United States and Peru through the years has improved public health, livelihoods, security, and environmental protections throughout the country. The United States looks forward to continuing this important partnership with the candidate duly elected by the people of Peru, as confirmed by Peru’s electoral authorities.” En cristiano, los Estados Unidos afirman que respaldarán al JNE, colaborarán con el presidente que este organismo proclame en el tiempo que sea necesario (asunto complicado tras la declinación al cargo del fiscal Luis Carlos Arce Córdova que ha dejado sin quórum al JNE) y que la agenda común es muy parecida a la del lapicito, a saber: salud pública (OBAMACARE), ecología y desarrollo sostenible (Pacto de París), medios de vida (bonos y subsidios a los más pobres), etc. Es decir, todo el programa del partido demócrata de quien está sentado hoy en el Despacho Oval de la Casa Blanca. ¿Por qué Estados Unidos da el pláceme a un gobierno marxista leninista en el Perú? Las razones podrían ser varias, desde ideológicas hasta geopolíticas. Para comenzar, desconocer las alegaciones de fraude en el Perú es desconocer las mismas que hizo Trump con Biden en Estados Unidos. Biden no quiere que esa práctica se expanda (¿porque realmente hay fraudes subrepticios o porque no los hay?). Otra consideración es que el marxismo cultural del gobierno de los Estados Unidos y sus elites ya no se diferencian mucho del marxismo leninismo puro y duro y que el imperialismo yanqui ya no vendría a ser un enemigo, sino paradójicamente un aliado. Finalmente, en geopolítica puede haber pesado el hecho de que cada vez que los Estados Unidos metieron presión sobre un gobierno reformista o revolucionario en América Latina, este devino en un comunismo sin retorno (Bahía de Cochinos, golpe a Chávez, etc.), y que, por lo tanto, es mejor llevar la fiesta en paz como lo hicieron con Bolivia con Evo o con los Kirchner. Lo cierto es que en la otra orilla está una Keiko Fujimori aislada de sus principales alfiles Lourdes Flores y Miki Torres por decisión judicial y con la sentencia definitiva y en contra de los Estados Unidos. En consecuencia, sus posibilidades son mínimas, sobre todo porque cuando Roma locuta causa finita.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.