Salud y bañarse en el mar

Salud y bañarse en el mar

“… porque en el mar, la vida es más sabrosa…”

Y saludable.

“El agua marina se ha utilizado, durante miles de años, para tratar enfermedades, ya que contiene una alta concentración de elementos minerales que son absorbidos por las algas y posteriormente son asimilados por el cuerpo en pequeñas cantidades a través de la piel”, explica el flebólogo (estudioso de la anatomía y fisiología de las venas superficiales y profundas del cuerpo) Ernesto Intriago Giler.

Muchos beneficios de bañarse en el mar se debe a que entre sus componentes encontramos cloro, sodio, azufre, potasio, calcio, yodo y magnesio, elementos que proporcionan excelentes beneficios para la piel, pulmones y articulaciones.

La ciencia indica que -por el proceso de quimiosíntesis- las bacterias marinas hacen que los minerales inorgánicos citados pasen a ser nutrientes en nuestro organismo como antioxidantes o por su evidente relación con las vitaminas, lo que se suma al efecto del ejercicio y del sol recibido prudente como necesariamente.

Son famosas las indicaciones médicas que aparecen en las películas y series de televisión donde el médico recomienda a su paciente playa y sol.

La Dra. Sonia Suárez López, médico del hospital Vithas Virgen del Mar de la ciudad de Almería, España, considera que el mar puede tener impactos positivos en temas vinculados con la piel, en especial por los componentes minerales del mar, los que actúan con efectos antioxidantes (retarda el envejecimiento de la piel), cicatrizantes y de desinfección.

La brisa marina permite que nuestros pulmones se renueven del aire cargado que respiramos día a día en la ciudad, lo que además del yodo (que en forma de aerosol respiramos) limpiará las vías respiratorias, ayudando a expectorar el moco.

La natación también fortalecerá nuestro sistema muscular, además de que el agua marina actuará como masajes y relajador muscular.

La brisa marina, en un paseo por la playa, aminoraría el ritmo cardiaco y la ventilación pulmonar, se estima que aumenta la hemoglobina y la fijación del oxígeno. Caminar unos kilómetros también contribuirá al organismo tonificando la musculatura de piernas y muslos.

El ozono natural que se produce en el aire marino sería un bactericida que previene de enfermedades respiratorias.

En nuestras costas peruanas, esos chapuzones, siempre hacerlos cuidándonos con los bloqueadores solares, y en los paseos no olvidarse de los lentes de sol y la gorra o sombrero.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.