¿Se necesita otro Pinochet?

¿Se necesita otro Pinochet?

Chile está en vísperas de la eclosión: aun si el cobarde Piñera cede en el cambio constitucional (después de 219 enmiendas del texto heredado por Pinochet) los subversivos seguirán presionando para imponer un régimen comunista. ¿En estas circunstancias las FF.AA. deben intervenir?

Según un estudio citado por el diario El País Internacional en enero, tres meses después del estallido subversivo “apenas 7% confía en las empresas, 6% en el Ministerio Público, 5% en el Gobierno, 3% en el Congreso y 2% en los partidos. La popularidad de Piñera ha caído a 6%”. Los eventos graves llegaron a 350 diarios al inicio de la crisis; hasta enero 22,747 personas fueron arrestadas, hay 1,615 prisioneros preventivos, más de 3,821 policías han sido heridos, unos 350 cuarteles de Carabineros fueron atacados, numerosas iglesias y símbolos sociales han sido destruidos y el Metro de Santiago tiene daños superiores a los 6 mil millones de dólares. Son cifras mínimas ante lo que se viene.

Frente a esto, un sector creciente reclama otro Pinochet pero el jefe de la Armada solo ha advertido veladamente usar las armas contra aquellos que atenten contra los símbolos de la institución.

El cobarde Piñera cree que cediendo se ganará a los subversivos, no respalda a los militares, autotraicionándose apoya que los falsos activistas de DD.HH. los sigan persiguiendo desde 1980 y probablemente terminará no suicidado como Allende, sino asesinado o fugado para disfrutar en el exilio de su inconmensurable riqueza.

¿Deben intervenir los militares? El artículo 90 de la Constitución -casi lo mismo que en el Perú- dispone que las FF.AA. “existen para la defensa de la patria, son esenciales para la seguridad nacional y garantizan el orden institucional de la República”. Significa que deben ser garantes de la democracia establecida, dentro de la obediencia y no deliberación. ¿Habría un baño de sangre? Fuentes sesgadas consideran que el pinochetismo cobró más de 30 mil muertes pero se ha demostrado que Allende estaba armando a grupos dispuestos a la guerra civil. Tras la intervención militar Chile se convirtió en una democracia, con izquierda y derecha, y es el único país latinoamericano dentro de la OCDE.

La historia subraya que personajes polémicos como precisamente Pinochet, Franco, Lee, Park, Mahatir Mohamad y otros son indispensables para frenar el comunismo. Eso es algo que nuestros comandantes generales pro golpistas deben evaluar, quitándose los mandiles rosados y pensando, por fin, en el futuro de la patria.