El pasado jueves, la Selección Peruana fue goleada 4-0 ante Brasil en su debut en la Copa América 2021. Aunque el resultado no fue para nada el esperado, una derrota de esta magnitud es comprensible: Brasil es la mejor selección de América y una de las mejores del mundo. Perú llegaba con bajas importantes a este partido. No estuvieron algunos jugadores clave en lo que hasta ahora ha sido el proceso de Gareca. No contamos con Guerrero, Advíncula, Trauco ni Flores, y esto se notó muchísimo en el trámite del partido.
Hace 2 años atrás, la historia fue similar: Brasil nos goleó en la fase de grupos e igualmente logramos clasificar. Veníamos de empatar ante Venezuela y de ganarle a Bolivia. Perú ya jugó el partido más difícil de esta instancia. En aquella ocasión, cuando recibimos cinco goles en la Arena Do Corinthians, supe que la selección se levantaría. Y es que ahora estoy seguro de que los muchachos saldrán furiosos y llenos de ambición a enfrentar a Colombia. Ricardo Gareca le ha devuelto la identidad al jugador peruano, ha forjado esa hambre de triunfo y esa vergüenza deportiva que tanto se le exigía al futbolista nacional décadas atrás.
Recuerdo que el jueves veía con impotencia cómo Neymar se inventaba faltas. Le dije a mi padre: “Viejo, ese se tira en todas, ¿no?”. Recuerdo que veía resignación en los futbolistas peruanos cuando Loustau les cobraba una infracción que no existía. ¡Cómo te gusta tirarte, ‘Ney’! Cuando dejes de jugar al fútbol, estoy seguro de que tienes un lugar reservado en Hollywood. Encajarías perfectamente.
Hemos encontrado dos piezas de recambio importantes: Lapadula y López han demostrado que tienen mucho que aportar. Debutaron hace muy poco con Perú y ya se han convertido en piezas fundamentales en el esquema del ‘Tigre’. Si permanecemos con esa unión y perseverancia que siempre ha caracterizado al peruano, podemos lograr algo similar a lo conseguido en la Copa América anterior, o incluso más. ¿Por qué no ganarle a Brasil o Argentina en la final? Ya sabemos que no podemos jugarle de igual a igual a una selección de mucha más jerarquía que la nuestra; Gareca tiene que plantear este tipo de partidos de otra forma. Cuando estamos unidos, somos más fuertes. ¡Arriba Perú toda la vida!

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.