Se viene el desmadre

Se viene el desmadre

La Semana Santa es la fiesta cristiana por excelencia. Nos recuerda los últimos momentos de Cristo en la Tierra, que comprende su pasión, muerte y posterior resurrección. Esta fecha nos sirve para recordar que él entregó su vida para enseñar a la humanidad el valor del sacrificio y del perdón, opacados, en estos tiempos, por la vorágine que nos presenta la vida, signada por la violencia cotidiana en la lucha por la sobrevivencia. En este marco, los peruanos estamos atravesando nuestra propia Vía Crucis, obligados por los hechos de la política coyuntural. Y entre esos acontecimientos, quien debe estar llevando su calvario es la presidenta Dina Boluarte por resistirse a transparentar la compra o regalo de sus relojes marca Rolex y mostrar sus ingresos para entender si esos costosos objetos tienen cómo ser justificados.

Ello ha provocado reacciones, tanto del Ministerio Público como del propio Congreso. El primero debe estar pidiendo el allanamiento tanto de la vivienda de la presidenta como del Palacio de Gobierno, y en el segundo caminan iniciativas demandando la vacancia presidencial por este hecho. Si ello ocurriera, se estaría dando un golpe muy fuerte a nuestra frágil institucionalidad con las consecuencias inevitables en todo orden. La transparencia es la mejor manera de demostrar limpieza en nuestros actos, sobre todo ella que nos ha dicho que dirá todo cuanto se le pregunte al respecto en la fiscalía, lo que viene incumpliendo.

La mandataria no recibió a los fiscales que acudieron a su domicilio ni a palacio de Gobierno. Inicialmente se había planificado ir al domicilio de la presidenta a recoger su versión, pero ante la frustrada diligencia, el equipo de la fiscalía se trasladó a Palacio de Gobierno, sufriendo el mismo revés.

Por otra parte, el ambiente electoral con miras a las Elecciones generales 2026 va calentando en Lima y algunas ciudades de provincias amanecen con pintas y letreros de organizaciones políticas que van animando candidaturas de las más diversas; se ha constatado que las pintas van apareciendo con los anuncios de los posibles candidatos que pretenden tentar el sillón de Pizarro, a dos años de los comicios generales. “Pintas y carteles con mensajes como ‘Paco presidente – Bukele peruano’ y ‘Chino… Vuelve’ son algunas de las que ya se pueden ver en las calles de diversos distritos de Lima”.

Se pudieron identificar pintas con alusiones al “Partido Aprista Peruano” y a la agrupación “Perú Primero” del ex mandatario Martín Vizcarra, pese a encontrarse inhabilitado por el Congreso de la República para ejercer cualquier cargo público por diez años. También se pueden leer pintas de organizaciones como “Fe en el Perú” y el “Partido Demócrata Verde”, de Álvaro Paz de la Barra y Alex Gonzales, exalcaldes distritales, respectivamente. Igualmente, de agrupaciones como “Partido Patriótico del Perú (PPP)”, liderado por exoficial de la Marina, Herbert Caller. También el “Partido Regionalista del Perú”, fundado por el exfuncionario del Ministerio del Interior Walter Chirinos. Asimismo, pintas alusivas al partido “Pueblo Consciente”, promovido por el congresista Guido Bellido; “Fuerza Moderna”, de la expresidenta ejecutiva de EsSalud Fiorella Molinelli; o la de “Unidad y Paz”, del actual congresista Roberto Chiabra.

En medio de esta jungla a la vista, el Jurado Nacional de Elecciones no ha tenido la mejor idea de proponer una iniciativa ante el Congreso de la República para incorporar la figura legal de inscripción provisional “de las agrupaciones políticas que se encuentran en vías de inscripción en el Registro de Organizaciones Políticas y puedan participar en los procesos electorales, en tanto no logren su registro definitivo”; es decir, el desmadre teniendo en cuenta la treintena de organizaciones que están en fila, con tachas presentadas a su inscripción.

En otras palabras, se busca abrirles las puertas a menudas organizaciones que persiguen su inscripción no para hacer propuestas ni aportes el buen gobierno, sino para ser utilizados como vientres de alquiler como hemos visto en el pasado, con las pésimas consecuencias que ya todos conocemos. Parece que nos resistimos a aprender de las experiencias ya padecidas. En fin.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.