Secuestrados por la mafia caviar

Secuestrados por la mafia caviar

Con insolencia que raya en el crimen, gente envilecida tiene secuestrada a la Fiscalía de la Nación. Gustavo Gorriti lidera al grupo que está conformado por gente pérfida como Rafael Ernesto Vela Barba, José Domingo Pérez Gómez y, por supuesto, por el policía caviar Harvey Colchado; junto a la periodista Graciela Villasís (enlace entre el Ministerio Público y algunos directores de El Comercio manipulados por José Graña Miró Quesada; el auto declarado ladrón que robó equis millones de dólares al Estado).

Todo este grupete maneja un apparatchik protector para guardarle las espaldas al ex fiscal de la Nación Pablo Sánchez y a sus protegidos, Vela Barba y Pérez Gómez. A cambio, El Comercio recibe -en vivo, en directo y en exclusividad- las informaciones que continúan siéndolo relevantes respecto al proceso Lava Jato. No sólo para publicarlas como primicia y en exclusividad; sino para mantener perfectamente informado a su principal accionista, José Graña Miró Quesada, a efectos que vaya afinando el tono de su defensa legal. Porque, por presión de las oenegés, nuestro Estado no fiscalizó dichos recursos que, evidentemente, avivaron los planes de la mafia caviar en su estrategia por volar en pedazos al Estado y capturar el mando que hoy, extraoficialmente, incuestionablemente, viene ejerciendo.

Simultáneamente, la dupla de fiscales mafiosos habría urdido un pacto secreto con Odebrecht -que ha robado al Perú algunos miles de millones de dólares- para exonerarla de imputaciones, procesos, sentencias y condenas; lo mismo que a sus propietarios y funcionarios. ¡Han transcurrido casi ocho años desde el debut de los citados fiscales en el affaire Odebrecht, y el proceso sigue en nada! Es más. Vela Barba y Pérez Gómez suscribieron un pacto secreto con Odebrecht, al cual NO han tenido acceso presidentes de la República, parlamentarios ni jueces. Coyuntura imposible de repetirse en otra sociedad. Salvo Cuba, Venezuela o demás naciones totalitarias. Gorriti mantiene secuestrado el Ministerio Público. Tanto, que lo ha transformado en instrumento al servicio de una organización criminal. Como aquella que lidera la “banda de los caviares”, que hoy se enfrenta con el más grosero desparpajo nada menos que al poder Legislativo. Al extremo de amenazar con el uso de la violencia en las calles, si continúa legislando en variados temas que son tabú para Gorriti y su mafia caviar. ¡Vale decir que el Perú está secuestrado por estos sujetos, a quienes nadie ha elegido para que estén a cargo de nada!

No obstante, EXPRESO, junto con medios libres como Willax Televisión, PBO Radio y por ahí alguno más, constituimos la única columna de oposición que alza su voz ante este implícito golpe de Estado blanco, perpetrado por gentuza relacionada a aquella izquierda oligárquica, que se enriquece percibiendo ingentes sumas de dinero secreto. Recursos que usa para subvertir el orden constitucional y legal, violentando el Estado de Derecho.

Sólo entre los años 2018 y 2020, entraron al país US$3,000 millones de dólares -sin fiscalización alguna- para las oenegés; fue en víspera de aquellas batallas incendiarias que recordarán nuestros amables lectores. ¡Coyuntura que seguimos denunciando! Porque, por presión de las oenegés, nuestro Estado no fiscalizó dichos recursos que, evidentemente, avivaron los planes de la mafia caviar en su estrategia por volar en pedazos al Estado y capturar el mando que hoy, extraoficialmente, incuestionablemente, viene ejerciendo.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.