Ahora resulta que hemos regresado a aquella democracia de los tiempos velasquistas, cuando Torre Tagle se convirtió en afiebrada partidaria de un grupo de países movidos por la Internacional Socialista, denominados “No Alineados”. Ahí Cuba siempre fue la fulgurante estrella latinoamericana, ejemplarizada como el modelo que deberían seguir las demás naciones de la región. Imagine nomás, amable lector, semejante atentado contra las libertades universales, los derechos humanos y la prosperidad económica a la cual ese conciliábulo pretendía llevarnos. Pues hoy el Perú ha resurgido, cual noble caballero, al rescate de una injustamente tratada Cuba, votando para que esa isla -que permanece al mando de la camorra Castro- integre nada menos que la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Respaldo que ha sido aplaudido por nuestro politizado canciller López Chavarri. Atrás quedó aquel atentado de Cuba cuando nos enviara a sus barbudos para provocar una revolución sangrienta -como la que lideró Fidel- para convertir al Perú en otra colonia soviética. Como también el apoyo de los hermanitos Castro a sendero y mrta, con el resultado de decenas de miles de muertes, lisiados de por vida y el destrozo de una inmensa cantidad de infraestructura pública y privada. Y por último, luego de tanta lágrima derramada por las ONG ¡porque Fujimori violaba los derechos humanos! Nada de esto conmovió al canciller López, tan tolerante con la progresía marxista que tiene secuestrado al presidente Vizcarra. Más bien apoyó con entusiasmo el voto de nuestro representante ante la ONU para enquistar a Cuba –primera violadora de los derechos humanos en Latinoamérica- nada menos que en la Comisión de Derechos humanos del ente internacional. Pero acabamos de conocerle otra perla al canciller López, aparentemente complaciente a los ucases palaciegos en vez de manejar nuestras relaciones exteriores de acuerdo a los intereses nacionales; jamás en provecho particular de un mandatario aferrado al poder. Ha manifestado que “Estamos conversando con los países que apoyan al candidato de EEUU, como con a los que respaldan al postulante argentino (la izquierda sudaca) para presidir el BID”. ¿A quién va a necesitar el Perú para escapar del pantano al cual nos ha conducido Vizcarra, canciller López? ¿A Cuba, Argentina, Venezuela, etc., o a Estados Unidos?
Ojo. Quedan por delante meses críticos en los cuales seguirá gestionando el país este empírico por antonomasia que nos incrustara un irresponsable apellidado Kuczynski. No podemos seguir en esta nebulosa sanitaria, socioeconómica y política a la que nos ha empujado el presidente Vizcarra, ni mantener esta peligrosa polarización ciudadana que impulsa la progresía marxista -que mantiene secuestrado al mandatario- estando a sólo siete meses de las elecciones. Las consecuencias de esta coyuntura harán que cada hora se profundice más la crisis en que nos encontramos. Solventarla generará sacrificios por demasiado tiempo, lo cual, a su vez, producirá mayores padecimientos. ¡El presidente Vizcarra no sabe gobernar! Una verdad de Perogrullo que necesitamos repetirla. Porque la desinformatzia que reina en esta atribulada nación pretende evitar que la gente conozca la verdad sobre las dimensiones de esta colosal crisis nacional.