A veces existen situaciones que nacen de una figura no mapeada, que nacen del amor que tenemos dentro del corazón, sin embargo ese mismo sentimiento está dormido, pero despierta cuando llega un ser sintiente que cambia todo nuestro universo y lo que antes pensábamos que no seríamos capaces de tener o hacer lo empezamos a desear con demasiada alegría y entusiasmo. Es el caso de Tammy, quien llegó en el año 2014 a la familia Yoshida, una schnauzer sal y pimienta, mascota de Rodrigo Yoshida, quien tuvo la sorpresa mediante su esposa. Rodrigo es propietario de Yoshos Dog Carrier, una empresa familiar y nos indica que así empezó Yoshos en 2017, con una pequeña producción de 100 mochilas, para debutar en una exposición de mascotas local en México; para nuestro asombro, al segundo día de la tarde, todas las mochilas se agotaron y estábamos muy entusiasmados, esto dio rebote al mercado peruano y chileno, siendo este último nuestro mayor distribuidor.
Ricardo nos cuenta que no le gustaba la idea de tener un perro ya que, durante ese año, antes de que supieran que iban a ser padres de un nuevo perro, empezaron a viajar y disfrutar de la vida de pareja. Ante la novedad de una nueva mascota, desaparecieron sus viajes y sus vidas volvieron a caer en la misma rutina. Ricardo muy emocionado nos dice: pero el cariño que desarrollé en Tammy me hizo cambiar y se convirtió en nuestra hija y nos íbamos con ella a todos lados, y de ahí partió la idea de Yoshos, de una necesidad de requerir un canil, para poderla trasladarla en nuestros viajes.
Intentamos poner a Tammy en una mochila escolar normal, con el cierre cerrado dejando el área libre de la cabeza por la parte superior. Incluso en un viaje corto, los cierres se abrieron y la pusieron en riesgo de caer. En las tiendas de mascotas locales tenía algunas opciones en forma de canguros delanteros, el cual averiguando no eran buenas opciones ya que todo el peso reposaba en su entrepierna y a futuro podría causar infecciones urinarias y enrojecimiento de las partes blandas, también caniles que encerraban completamente al perro en el interior.
Un día, pensando que habíamos probado todas las opciones, decidimos en diseñar nuestro propio bolso partiendo de una mochila común, el cual hicimos varios prototipos hasta llegar al modelo actual de Yoshos Dog Carrier. Originalmente, nunca se nos había pasado por la mente la idea de que otros pudieran estar buscando lo que habíamos desarrollado. Sin embargo, una y otra vez nos detenían, para preguntarnos por la mochila, cuando viajamos a Chile a visitar a mi hermano que radica allá, viajando en bicicleta en Concepción los coches paraban y nos preguntaban dónde podrían conseguir una mochila así, nos comenta Ricardo. En el 2020, la pandemia nos frenó drásticamente, se cerraron las fronteras y nuestra producción quedo parada, ya que nuestra producción en su mayoría es para el extranjero y locamente no cubría los gastos operacionales, y tuvimos que prescindir de nuestros colaboradores y esto nos golpeó mucho, las cuentas nos agobiaban, para este 2021, empezó a ir mejor de a pocos, ya que el mercado local se comenzó a activar por el uso de la bicicleta como medio de transporte, esto nos ayudó en comenzar y retomar la actividad de a pocos con el mercado chileno, por desgracia el mercado colombiano y mexicano no se han podido activar, ya que son países muy golpeados económicamente por la pandemia.
En buena cuenta, un Carrier de la gama de productos de Yoshos siempre es necesario, pues podemos llevar a nuestra mascota con seguridad a los parques y evitar cualquier altercado con perros agresivos o de razas grandes, ideal para bicicletas y clínicamente no lastima ninguna parte del cuerpo de la mascota. Instagram: @Yoshos_dog.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.