Como es natural, después del mensaje presidencial, se acostumbra realizar un análisis de cada uno de los puntos tratados, puesto que estos anuncios causan gran expectativa e influencia en el desarrollo de las actividades colectivas del país; y ayer no fue la excepción.

En materia de seguridad ciudadana, campo en el que de una forma u otra nos involucra, penoso fue observar que bastaron poco más de 5 minutos de la hora 52 minutos y 16 segundos que duró todo el mensaje, para tratar el tema; y era de esperarse, puesto que la coyuntura actual “relegaba el problema de la inseguridad” a un segundo plano.

En esos minutos hizo un recuento numérico de operativos policiales, desarticulación de bandas de delincuencia común y organizada y de continuar con el apoyo de las FFAA a la PNP en materia del control social; remarcando bien a lo establecido en la Constitución y los DDHH.

Ahora bien, para tranquilizar los ánimos subvertidos por el probable copamiento de las funciones policiales por parte de las FFAA, dejemos en claro que la misma norma madre, en su Art. 44. Inc. 3 sobre las Obligaciones del Estado, faculta implícitamente al Estado a hacer uso de las FFOO para garantizar la seguridad de sus ciudadanos y brindarles un ambiente de paz y de concordia ciudadana; sustentado además en el DL 1095 y en las Sentencias 002 y 022 del TC, que aclaró la intervención de las FFAA en apoyo de la PNP.

Pero lo que resulta preocupante y por demás alevoso es que nuestras principales autoridades soslayen las funciones de la PNP relegándolas al simple hecho de corretear ladrones y controlar multitudes; en pleno desconocimiento de las normas legales nacionales e internacionales.

Si bien la 7ma. Política de Estado del Acuerdo Nacional “Erradicación de la violencia y fortalecimiento del civismo y la Seguridad Ciudadana” fue base para la promulgación de la Ley No. 27933 Ley de creación del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana -SINASEC; en dicho acuerdo existen también la 1a., 9a.,24a., 26a.., 28a., 30a. y 32a. Políticas de Estado en donde la participación de la PNP se hace indispensable para su cumplimiento; muy aparte de su implícita consideración en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (Informe 2019) y en la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible con Igualdad programado por la CEPAL (ONU).

Por otro lado, el anuncio de “reforzar la lucha contra el crimen” dando de Alta a 5,000 alumnos de las ETS-PNP y con el egreso de los Cadetes de la EOPNP y considerar que eso ayudará a disminuir los actos criminales, es un desconocimiento supino del tema.

Si bien la presencia de la PNP y de las FFAA es una “estrategia” disuasiva, enfrentar la criminalidad conlleva el tener una logística de primer nivel con tecnología de vanguardia de la que hoy se adolece .

Pero una vez más, se remarca su constante olvido a los intereses de la comunidad en su conjunto; pese a que hoy en día la Seguridad Ciudadana se ha convertido en pilar fundamental de la gobernabilidad democrática.

Felizmente (así lo ha reafirmado) fue el último.

Crl. PNP Juan José Santiváñez Marín-Gerente general del Instituto Iberoamericano de Seguridad Ciudadana.