Seis meses de “ensayo y error”

Seis meses de “ensayo y error”

Qué agotadores seis meses que más parecieran años, los transcurridos de la gestión del presidente Pedro Castillo y al mismo tiempo la percepción de haberse congelado el tiempo, de que estamos aún en sus primeros cien días, por lo pronto es lo que yo estoy experimentando al escribir estas líneas, una especie de “Déjà vu”, me veo redactando la columna del 5 de noviembre del año pasado con el balance de los pros y contras de la nueva Administración, aquella que titulé “100 días de ensayo y error”, esto último conocido como el Método de Aprendizaje que tantea alternativas para solucionar un problema esperando que alguna funcione y que aplicado al campo político, por lo menos en este Gobierno, es la versión criolla de “echando a perder se aprende”.

El propio jefe del Estado en controvertida entrevista brindada a la cadena internacional de noticias CNN en Español, confesó de forma reiterada ante el periodista Fernando Del Rincón, palabras más, palabras menos, “que nunca se formó para político, que no fue entrenado para ser Presidente y que estaba en un continuo proceso de aprendizaje”, siendo replicado por su interlocutor con la frase, ya popular de: “El Perú no es su Escuela para aprender a ser Presidente”. La verdad no se entiende cómo alguien aspira a dirigir los destinos de un país sin tener un ápice de conocimiento de las responsabilidades que va a asumir, que se vendió en campaña como el “cambio”, arremetiendo contra las gestiones anteriores y sus instituciones, sin haber leído siquiera los derechos fundamentales contenidos en la Constitución Política que juró cumplir y hacerla cumplir, pretenda continuamente justificar todos sus desaciertos con excusas como éstas. Se desplazó a muchos candidatos en la “primera vuelta” que de seguro lo hubieran hecho mejor hasta aquí, no se fue leal con el elector.

¿Qué ha cambiado en el Perú entre los 100 y 180 días de esta gestión?, ¿acaso no se ha insistido en debilitar el aparato estatal con nombramientos cuestionados con personajes sin experiencia de gestión y manejo de la cosa pública? Sin embargo, hay que decirlo, se cuenta con más de un ministro honorable en el actual Gabinete, pero quedan opacados por cada escándalo del Gobierno y su cero control de daños. ¿No se ha insistido en la CONTRARREFORMA, sobre todo en materia de Educación, algunas veces teniendo como compañero de ruta al Legislativo? A seis meses de Gobierno, ¿alguien sabe a dónde se quiere llegar en cinco años? Ni siquiera parecen saber dónde estamos, no hay una estrategia a seguir, no existe una “visión de país”. Lo único que sí ha cambiado y ha ido en aumento son los casos de aparente corrupción de altos funcionarios, algunos del entorno palaciego, que ya investiga el Ministerio Público.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.