Siempre ha habido corrupción

Siempre ha habido corrupción

Cuando tratamos sobre la corrupción siempre hay alguien que dice que en el Perú siempre ha habido corrupción, más aún, se repiten frases como la conocida “donde se pone el dedo, salta el pus”, que hace más de 100 años usó Manuel González Prada para describir la corrupción, que, según él, ya existía en las altas esferas de los gobiernos de aquel entonces.

La verdad es que la corrupción siempre ha existido y existirá, razón por la que nada se saca diciendo que en el Perú siempre ha habido corrupción, tan es así que, para los judíos y cristianos, Dios creó a Adán y Eva y para probar su obediencia y fidelidad les impuso el mandato de poder comer todos los frutos del paraíso menos el “fruto prohibido” y que si lo comían los sancionaba con tener que morir (Génesis 2:16-17).

Este enérgico castigo divino que Dios usó para sancionar a los que lo desobedecían fue muy enérgico porque era tener que morir a quienes tenían la vida eterna. A pesar de ello, nuestros primeros padres se comieron el fruto prohibido y haciéndolo, iniciaron la corrupción en el mundo.

Algunos dirán que Adán y Eva no existieron, sin embargo, esta creencia que es dogmática para los judíos y cristianos, hace ver que la corrupción existió desde que Dios creó a nuestros primeros padres.

A los peruanos no nos debe preocupar si antes hubo corrupción, sino si hoy es más fácil que los corruptos salgan con las suyas. Si hoy ser corrupto es más fácil que antes vamos por mal camino, razón por la que nuestros gobernantes deben diseñar un sistema de gobierno que logre hacer cada día sea más difícil ser deshonesto y que esto no se saca solo con las sanciones, tan es así que Dios no lo logró imponiéndole la pena de muerte a dos seres que, como Adán y Eva, tenían vida eterna. No creo que el día de hoy exista un castigo más terminante que el impuesto por Dios a nuestros primeros padres. Los peruanos debemos convencemos de que solo con sanciones no reduciremos la corrupción, que eliminarla por completo es imposible y que para reducirla se requieren normas realistas, fáciles de cumplir, que su aplicación no sea subjetiva, etc.

Termino diciendo que por la forma como hemos regionalizado el Perú, va a ser difícil luchar contra la corrupción, tema que trataremos el próximo miércoles.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagramTikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.