Siguen los interbarrios de box

Siguen los interbarrios de box

De joven participé en los interbarrios de box, competíamos cientos de jóvenes en Lima, respetando las reglas que no permitían golpes bajos. Esta competencia la relaciono a los enfrentamientos entre el Congreso y el Ejecutivo, dando la impresión que ambos estiman que son boxeadores de barrio y que cada uno de ellos puede ganar con un claro nocaut. Esta situación es una lástima, ya que ninguno ganará con una victoria contundente y recurrirán a una revancha y el país seguirá complicado y deteriorándose rápidamente.

El Congreso se ha fraccionado en 15 y no promueve leyes encaminadas al progreso y la modernidad con base en importantes reformas, de tal manera de tener una mejor educación, salud y justicia, lograr más y mejores puestos de trabajo, manejando una buena economía y que en conjunto logremos un mejor y unido país.

En relación con los pedidos de viaje de Castillo a Chile y México, sólo le autorizaron el de Chile, argumentando que con este país tenemos más importantes relaciones. Olvidando que Perú, Chile, México y Colombia forman el grupo de los 4 países del Pacífico, esta decisión además de desairar y enfrentar innecesariamente a Castillo, aleja al Perú de México, al no considerarlo como país importante y amigo de años.

Castillo en sus primeros viajes cometió errores de aprendiz y no le será fácil llegar a tener la altura, manejo político y conocimientos de un Belaunde o Alan, pero no podemos negar que en los últimos 17 meses ya está sin sombrero, su manejo personal y político van mejorando y preveo que no contará más cuentos como el del pollo muerto o del tamborcito y, si se produce, servirá para sostener con más fuerza que no es un buen presidente.

Considero que Castillo ha sido una mala elección, pero negarle continuamente el permiso para salir del país y quererlo enjuiciar sin argumento válido por traición a la patria, por una declaración en favor de Bolivia, es provocar innecesariamente que Castillo incremente sus actitudes divisionistas y confrontacionales, perdiendo el Perú.

Si el Congreso sostiene que Castillo no es buen presidente, debe decidir sacarlo de acuerdo a nuestra Constitución y no seguir alimentando más enfrentamientos con el Ejecutivo ya que éste como contrincante le dará golpes bajos, aconsejado continuamente por su inestable entrenador el primer ministro Aníbal Torres, que solo le preocupa destruir al Congreso. Quedándose como un mal ganador, llevando al Perú a la pérdida de su democracia, libertad y progreso.

Este último jueves, el explosivo y conflictivo premier se ha presentado ante el pleno del Congreso con su gabinete y ha planteado la derogación de la Ley 31399 buscando la participación, según su criterio, del “pueblo” como máxima instancia de una interpretación de las leyes, tema anticonstitucional, chocando contra las competencias del Congreso. Además, quiere incluir en estas derogatorias la Ley 31355 sobre las cuestiones de confianza que siendo derogada, él podría en una sola sesión presentar dos cuestiones de confianza y cerrar el Congreso, sueño del nefasto entrenador que quiere perennizarse en el poder.

Finalmente, el premier Aníbal Torres es el principal causante de que el Perú no pueda crecer ni avanzar unidos, es el promotor de los enfrentamientos y divisiones negativas, inclusive entre niños de diferentes distritos del país.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.