Sin criterio

Sin criterio

El domingo pasado conocimos casos de corrupción que se suman a la retahíla de robos escandalosos, mafias inaceptables y organizaciones criminales varias patrocinadas por el régimen de Pedro Castillo Terrones. “Donde se aplica el dedo, salta la pus”, la purulencia de “no más pobres en un país rico”. Rico para saquear.

Desafortunadamente el Perú se convirtió en una nación gobernada por hampones. Cada día surge un latrocinio más y vemos una red de tahúres de poca monta destruyendo lo que avanzamos en años de esfuerzo.

No hay ideología, ni principios ni valores, menos ideas. El aparato del Estado está copado por gente inepta y corrupta. Un amigo comentaba que si algunas de las transgresiones a la ley que conocemos se hubieran producido en gestiones anteriores, el gobernante en cuestión estaría preso. Debemos detenernos a pensar por qué, con tanta ratería, la reacción es tenue respecto a la magnitud de los hechos. O por qué la impotencia. La situación económica para los que menos tienen –que crecen– es dolorosa y dañina. No hay chamba. La economía no se mueve. Todos lo sienten.

Tal vez por eso la gente no reacciona. De 75% a 80% repudia a Pedro Castillo, a la Constituyente que propone y a su desastroso gobierno, aunque no logra detenerlo ni vacarlo. El objetivo es claro: que Castillo deje el poder. Si sigue, el Perú se hundirá en uno de los peores momentos de su historia, equiparable con la nociva presencia que tuvo Sendero Luminoso.

El repertorio de la corrupción actual va de vergonzoso a obsceno. Sin embargo, el domingo pasado un medio dedicó un reportaje televisivo al obsequio de entradas de fútbol a la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, y a algunos congresistas. Al día siguiente el ‘rebote’ del ‘importantísimo destape’ fueron las reacciones a la recepción de los pases gratuitos y, lo más pecaminoso, por qué se benefició el marido de la doña. ‘Gravísimo acto de corrupción de los despreciables congresistas’.

Lamentablemente los medios son comparsa de estas banalidades que solo buscan denigrar al Congreso, como si fuera el antro de lo irregular por unas entradas futboleras. Cuanto más se masacra la imagen del Parlamento, el totalitarismo crece y la democracia se desvanece.

Los maliciosos afirman que los medios tienen intereses. Sin juzgar, la maniobra es clara: opacar el plagio intelectual de la tesis de Castillo y de su esposa (alguien de cuidado y con poder), las contundentes confesiones de Karelim López que dan una visión detallada de la corrupción familiar, política, amical de Castillo y compañía; sin excluir a Vladimir Cerrón, el ‘Dinámico del Centro’ y de otros lares, ministerios, relaciones con Sendero del VRAEM, ‘friend’ de Cuba. El terror de Huancayo.

El tema deportivo-político no puede ser más relevante que el robo practicado por la familia del Premier Aníbal Torres, viola las normas y es antiético. Al comer del plato del Estado, premiados por Torres, nos bolsiquean a todos. El temor a la ley es cero, saben que gozan de impunidad.

La tesis del profesor Castillo y esposa es tramposa y fue concebida como un crimen, dos de los profesionales que firman avalando el plagiado trabajo no existen. La Universidad César Vallejo silente, ¿entretenida con las entradas? Nos estamos acostumbrando a la corrupción. Esa es una grave enfermedad.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.