POR: ROBERTO CORES 

Para MY Y

No moví resorte ni activé palanca para siquiera intentar el organizar plan buscar prospectos y menos averiguar si hoy 29 de junio el buen Patrono, como está acostumbrado, tendría el largo día de festejos que me animaba a poner proa a Chorrillos y unirme entre devotos feriantes turistas curiosos y mañosos a la jornada que terminaba con la noche más avanzada que mi buena amiga cuando decide que es hora de darle acción al codo y empinarlo como Dios manda y san Pedro la bendice. Bien sabe que lo tiene ligero y lo disfruta con su afanosa alegría, el indesmayable apoyo de la billetera gorda, el mucho suelto, la jamás olvidada tarjeta ventajera y el entusiasmo del charango que se arma se le arrima y participa en el deschape descorche distribución y consumo de oleadas de chelas vinos y rones calderones con bandera nacional y de allende los mares. Como Dios manda y San Pedro la bendice.

Tampoco me interesó saber si programaron desfile. Simple. Por la pesada visita del Cv19 los colegios están de asueto prolongado; las Fuerzas Armadas y Policiales ocupadas en sus misiones y en las nuevas de control y seguridad de la salud pública evitando se organicen y desborden los desbordes como el que hoy pudiera haberse organizado y desbordado en el Malecón, la plaza, calles vecinas y no tanto, por el día del santo pescador que no baja el dedo para poner fin al asunto de las lamentables vergonzosas dolorosas y nefastas situaciones provocadas por el asesino de Wuhan que entre nosotros encontró fértiles campos para siembra y cosecha.

Para no seguir loreando, lo más que seguro es que a esta hora esté en casa muy sentado, dándole al café las tostadas de baguette con la mermelada de naranja que me preparo, y lo mejor, leyéndome, tan entretenido como si leyera Inventando la Vida, el blog de Maki. Preciso mestizo. Para completar diré, no se me ocurrirá prender televisor para saber si hay canal ocupándose de San Pedro y su trejo festejo. Y eso que he sido medio impuntual seguidor, en vivo y directo, de las fiestas sacras y profanas del buen y santo patrono que mueve barcas a la mar y sobre el orden y desorden del desparrame de carretillas mesas quioscos tenderetes y restaurantes a los ya dichos devotos feriantes turistas curiosos y mañosos siguiendo ese mapa de tradición y confusión de panes choclos anticuchos papas salchichas cebiches jaleas chaufas caucau arroces pollos patos cuyes lechones chicharrones turrones picarones helados cocadas chapas y corchos, entre los que se pueden contar los de mi querida amiga que de la jarana es más devota que la damajuana.

A sabiendas de lo que escribí y ahora leo, pensé, que buena opción un trasteo hurgando carpetas, con tanto orden y desorden, para buscar y encontrar estas fotos en las que tengo color popular, tono de fiesta y en quietud el olor de multitud. Y bien, aquí está el hallazgo y el fin de la canción que no es la de Ancón.