Solo cinco y de derecha

Solo cinco y de derecha

Terminaron las elecciones regionales y municipales a nivel nacional. Nos encuentra cansados, quizás más que cansados, hartos de la política y sus malas mañas.

Hablaré, aunque no me guste, de la experiencia limeña, pues aunque he puesto esfuerzo en conseguir algunas cifras oficiales a nivel nacional y que puedan ser accesibles, no las he podido encontrar. Me refiero a la cuota de paridad femenina que la ley obliga a los partidos a cumplir.

Es un hecho que la política necesita renovarse, airearse, actualizarse, sin embargo, en la última contienda hemos visto que los protagonistas siguen siendo, en su mayoría, los mismos: los hombres. Lo cual está bien, pero tenemos en la banca, sentadas, esperando la oportunidad, a las representantes de la otra mitad de la sociedad: las mujeres.

El cacareo permanente de las feministas de izquierda y aquellos que se adueñan de promover al grupo femenino en actividades relacionadas con el poder, no se dejó oír en estas elecciones. ¿Es acaso que después de la paupérrima gestión de Susana Villarán se les acabó la fé en su discurso pro mujer?

Lo cierto es que los partidos en general no han puesto ni el mas mínimo interés en innovar, arriesgar y sobre todo formar cuadros femeninos que den la talla, y de esta manera refrescar la política del día a día.

Casualmente, el partido Renovación Popular, aquel que acusan de facho, extremista, conservador, machista y demás etcéteras, es el único que ha cumplido con formar lideresas municipales, que estoy segura darán que hablar en el buen sentido de la palabra. Es este partido de derecha, Renovación Popular, que no se la pasa cacareando aquellos derechos que la ley no debería obligar a cumplir, sino que debieran ser naturalmente acogidos por los grupos políticos debido a que las mujeres somos parte igualitaria de la sociedad en la que vivimos; el unico grupo que en Lima, ha puesto cinco alcaldesas; todas ellas, en distritos expectantes y exigentes como son: Barranco con Jessica Vargas, Lince con Malca Schnaiderman (a pesar de la reciente información de anulación de la elección en ese distrito), Pueblo Libre con Mónica Tello, San Isidro con Nancy Vizurraga y Surquillo con Cintia Loayza.

Renovación Popular no ha rellenado con mujeres aquellos municipios, que no son visibles, donde no nos enteramos que sucede en cuanto a gestión municipal. Está lanzando a la piscina política a cinco mujeres profesionales, a municipalidades donde estarán observadas, fiscalizadas y obviamente comparadas con sus predecesores hombres. Esta es la forma, no queremos lo que los hombres no desean, queremos competir, y por supuesto demostrar que tenemos muchísimo por aportar en el futuro cercano de nuestra vida política.

Como soy familia naval, daré un gran “Bravo Zulu” a Renovación Popular. Lo que cuentan son los hechos, no las palabras. Y a las nuevas alcaldesas, recuerden que sus logros son logros de todas las mujeres y sus errores los pagamos todas nosotras, en este empedrado camino hacia la conquista de más participación femenina en el poder.
P.D. ¿Y dónde está la Vero?

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.