«Con la oposición y con sangre, la minería no va». Axioma impuesto por la opinión pública mundial, institucionalizado por la «Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico» (OCDE). Ley para las potencias mundiales, tipificada como «prácticas corruptas en el extranjero».

Así, se sepultaron los proyectos mineros «Conga» y «Tía María».

Éstas son minucias comparadas con «Las Bambas». Significa que si se ha vetado a estas pequeñas, con mayor razón el veto al segundo yacimiento cuprífero más grande del mundo.

Desde el 2017, «Las Bambas» ha sido bloqueada alrededor de 500 días por estar omitiendo el mineroducto para el traslado de sus concentrados, convirtiendo abusivamente la carretera en su corredor minero, al costo de enfrentamientos con muertos y heridos entre comuneros y policías.

Para evitarse el bloqueo, «Las Bambas» aceptó la propuesta de los comuneros de incluirlos en su cadena de valor : 1) que las comunidades puedan tener los megavehículos ; 2) y con sus utilidades establezcan institutos técnicos para capacitar a sus jóvenes en oficios calificados; 3) que los lugareños, sean proveedores exclusivos de los comedores de los centros mineros y 4) lo más importante, que «MMG Las Bambas» entregue de cada ejercicio anual el 20% del mineral extraído y de ellos, el oro y la plata en físico (lingotes) en Lima para conservarse en las bóvedas del BCR.

Esta propuesta de «Las Bambas» debía empezar a precisarse en Lima anteayer lunes. Pero, la víspera se nombró viceministro de Energía y Minas a un general hiper operativo, Chávez Cresta : «especialista en riesgos de catástrofe, como reza la tarjeta de su presentación. Lo único que puede preveerse es que el ministro ha optado por la militarización del caso». (Diario UNO Oct/ 18/21).

Lo aceptado por «Las Bambas» es la única forma de operar sin mineroducto. Pero, resulta una catástrofe para las demás mineras. Éstas han logrado que el Presidente Castillo encamine el asunto de “Las Bambas” a una acción militar nombrando como ministro de Energía y Minas al general Eduardo González Toro, abucheado por los comuneros.

El Presidente Castillo debe pedir la intervención de la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica y presencia de asesores de la OCDE en Lima, asesorarse con los dirigentes comuneros, restablecer por Decreto Supremo el lema «Primero el Perú» e inmediatamente devolver su carretera a los comuneros.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.