José Miguel Raffo Rodrigo

Escribo estas líneas luego de haber pasado por un proceso electoral muy turbulento, con demasiados candidatos presidenciales y con muy poca visibilidad, de parte de los electores, que les hubiese permitido conocer los principios generales de cada uno de los programas partidarios.
Conociendo el resultado de la primera vuelta electoral y a efectos de poder tener un Perú con políticas sostenibles en los aspectos ambientales, sociales, económicos y de gobernanza, es lograr que la candidata Keiko Fujimori pueda derrotar a su contrincante antisistema señor Pedro Castillo, para lo cual Keiko debe actuar con mucha humildad y suscribir un pacto multipartidario que le permita apoyarse en los diversos partidos políticos que tengan propuestas viables, democráticas y anticorrupción.
Es imprescindible que Keiko forme un gabinete ministerial multipartidario con mujeres y hombres debidamente capacitados y de las diversas tiendas políticas y, por qué no, ofrecerle a una dama del partido Juntos por el Perú, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.
Nominar a un primer ministro íntegro con probada honestidad y capacidad profesional para que pueda dirigir con mucha astucia e inteligentemente el Gabinete multipartidario.
A su vez el Gabinete debe mantenerse la paridad de género por cuanto existen mujeres y hombres de alta solvencia moral y profesional en todos los partidos. Esto no excluye a ministras o ministros de corte independiente.
Para la tranquilidad de los votantes, y que además les sirva como una referencia para definir su elección, es indispensable que unos días antes de realizarse los comicios de la segunda vuelta, Keiko dé a conocer el nombre de sus futuros ministros, comprometiéndose a mantener la estabilidad económica y jurídica, respetando de manera expresa la Constitución. Keiko debe cogobernar con su Gabinete y demostrar que no habrá autoritarismo ni tampoco copamiento del aparato público, debiendo primar en el sector estatal la meritocracia y mecanismos para evitar la corrupción a todo nivel, público y privado y acciones inmediatas que permitan reducir drásticamente la pobreza y la pobreza extrema.
Al mismo tiempo, Keiko deberá dar un mensaje claro y positivo a la comunidad financiera internacional, a los organismos multilaterales como el Banco Mundial, BID, Banco de Desarrollo de América Latina (antes CAF), lo mismo que al Fondo Monetario Internacional, a la OECD, a inversionistas nacionales y extranjeros. Respeto irrestricto a la autonomía del Banco Central de Reserva del Perú, todo ello, avalado por todo el Gabinete Ministerial.
Es imprescindible que dé a conocer, días antes de la segunda vuelta, los nombres de las personas intachables, honorables y competentes que ocuparán cargos como presidente de Petroperú, presidente del Banco de la Nación, presidente de Cofide, presidente de Sedapal, presidente de Concytec, IPD, EsSalud, Proinversión y los otros organismos e instituciones públicas relevantes.
Keiko junto con algunos de los futuros ministros que va a designar, deben reunirse en Lima con los embajadores de todos los países, a fin de dar a conocer su programa de Gobierno y la sostenibilidad política y económica que va a fijar la línea bajo su administración.
Indispensable tender puentes entre el Ejecutivo y Legislativo para que no exista la confrontación que nos ha llevado al caos político que estamos viviendo.
La humildad y la sostenibilidad tendrán que ser los pilares de su Gobierno y extender la mano a los más necesitados para permitir las mejoras y bienestar de la población, garantizando trabajo digno y salud. No puede haber una peruana o peruano sin acceso al sistema de sanidad pública y privada.

 

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.