La flamante presidenta del Poder Judicial, Elvia Barrios Alvarado, anunció que su gestión se caracterizará por su lucha implacable contra la corrupción de manera preponderante. Luego de ser elegida en primera vuelta y por mayoría por la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia, la nueva titular de este Poder del Estado señaló que, para ello, fortalecerá el sistema de justicia penal especializado. Ella asumirá sus funciones el primer día útil del mes de enero de 2021 y será la primera mujer que asuma el cargo más alto en el PJ, en toda su historia. “Quiero reafirmar que esta es una gran responsabilidad porque las mujeres tenemos que demostrar que somos ese motor que va a transformar el sistema de administración de justicia”, expresaría, luego, a la prensa.

Vivimos una etapa difícil y de crisis en todo orden. La población y las instituciones han sufrido las consecuencias de esta nueva realidad. Y el PJ no es la excepción. Lo tiene claro su nueva titular, cuando advierte que “durante este año, en pandemia, hemos decrecido no solo en ingresos sino también en solución de conflictos”, por lo cual se tiene tres millones de expedientes esperando una resolución judicial. Para resolver ello llamó la atención de los otros poderes públicos y demandó el apoyo presupuestal necesario a fin de poner en marcha todos los recursos pertinentes para lograr los objetivos que se ha propuesto. Se trata, sin duda, de una iniciativa necesaria que debería merecer la atención de los organismos competentes.

El Plan de Gobierno que la doctora Barrios puso a consideración de los magistrados, antes de su elección, contextualiza esta nueva realidad señalando que “en los últimos años nuestro país tuvo logros importantes en el camino a convertirse en un país moderno y desarrollado; sin embargo, los actuales acontecimientos sanitarios, económicos, sociales y políticos nos colocan en un nuevo escenario que tiene un gran impacto en el sistema de justicia. En estas circunstancias, y conocedores de la importancia del Poder Judicial como pilar fundamental del Sistema Democrático, debemos impulsar acciones que, de cara al Bicentenario, nos permitan avanzar en la implementación de nuestro Plan Estratégico Institucional 2020-2030, que advierta de manera tangible la percepción de distintos grupos de interés”.

Señaló que las acciones que se emprendan en el PJ estarán contendidas en cinco ejes principales que son Integridad y Transparencia; Transformación Digital; Descarga Procesal y Fortalecimiento Jurisdiccional; Modernización Institucional y Acceso a la justicia y políticas públicas. “En este escenario, propongo la ejecución de una serie de acciones priorizadas que están alineadas a la planificación estratégica y operativa institucional, que están contenidas en cuatro ejes de intervención: en integridad y transparencia, debido a que la percepción ciudadana sobre el servicio de justicia es negativa, siendo necesario que se implementen una serie de acciones teñidas de esos dos valores, tanto en lo jurisdiccional como en lo administrativo, que nos permitan recuperar su confianza”, explicó.

Anunció, igualmente, que la transformación digital en el PJ estará dentro de sus prioridades, porque esta coyuntura “ha demostrado la necesidad de que la institución haga un uso intensivo de tecnologías digitales para lo cual es necesario la evolución de la cultura organizacional; el rediseño de su arquitectura orgánica y los procesos institucionales; la redefinición de los flujos de trabajo y de las competencias y capacidades de los jueces y personal jurisdiccional y administrativo; la renovación y fortalecimiento del parque informático; entre otros, lo que nos permitirá alcanzar mayores estándares de eficiencia y productividad, y, además, a corto o mediano plazo, el ahorro significativo de recursos”. Son muchas y complejas las necesidades y muy fuertes los retos por realizar. Hacemos votos de que ellos se cumplan, para cuyos logros, magistrados y trabajadores del PJ, sumaremos esfuerzos, dando lo mejor de nosotros. La población así lo exige.

JUEZ SUPREMO