La motivación es la razón para que los seres humanos se desarrollen en su vida personal, familiar, laboral, intelectual y espiritual dentro de las sociedades en que viven, caso contrario son seres humanos sin sueños, sin ideales, sin porvenir, está enfermo del optimismo y donde no hay ganas de luchar ni de perseverar en el esfuerzo. Cuando no existe motivación, la desesperanza ocupa su lugar, entonces el espíritu derrotista se apodera de los seres y sobreviene el fracaso.
Viene a mi mente plantear la interrogante porque personas que lo han tenido todo no han logrado nada y personas que no han tenido nada han logrado muchas cosas. Considero que ambas situaciones son relativas, existe algo más trascendente que permite que las personas se desarrollen, es la “fuerza interior” que modifica el conformismo por el éxito, el valor que se otorgan las personas, la inteligencia, habilidades, el constante aprendizaje, la sencillez y la humildad y la independencia.
Todas las personas no son iguales, nacen y se desarrollan con determinadas predisposiciones para lograr las metas que se han propuesto y después vienen las compensaciones, gratificaciones, satisfacciones de lograr las cosas y decir misión cumplida, logre optar el grado profesional, cumplí con cancelar la casa soñada, he logrado abrir una cuenta en el banco, ser socio de un club anhelado, le pague los estudios a mis hermanos, te sientes bien cuando estás en familia y observas que la familia está contenta porque cada uno hace lo suyo con gusto y no del mal humor. No importa lo que hagas sino que lo hagas bien. Puedes trabajar en limpieza pública pero eres un trabajador competente, cumples los horarios de trabajo sujetándote a las normas, eres un destacado maestro que sientes mucha satisfacción cuando los alumnos aprenden las lecciones o el profesional que ayuda a solucionar dificultades a otras personas o cuando les enseñas a caminar a los hijos y nietos, cuando apagas un incendio o salvas vidas, cuando aprehendes a personas que están al margen de la ley, los denuncias ante la autoridad competente y lo privas de libertad por ser un peligro para la sociedad o tienes una buena política del buen vecino, ayudas a la gente desinteresadamente pero sin permitir que la gente abuse de tu buen corazón.
Los seres humanos después de haber caminado por la vida durante muchos años, llenos de triunfos, derrotas y resignación porque no puedes cambiar a las personas, las cosas, porque son como son y algunas veces puedes modificar el escenario de cómo se presenta las incidencias de la vida y en otras circunstancia no.
Ojala algún día los seres humanos lleguen a la conclusión de expresar “tengo lo que nunca tuve” paz interior.