El gobierno morado de Sagasti, que comenzó con un buen recital de Vallejo, continúa de tumbo en tumbo en una ruta que el propio vate hubiera sin ambages condenado y que puede sintetizarse en esa frase que hoy resuena en todo el Perú:” toque de quiebra”.

Este régimen, fruto de las marchas multitudinarias que alentó, ni siquiera ha tenido sentido autocrítico ni mucho menos capacidad de reacción frente a la segunda ola que sus integrantes propulsaron con el cuento de un golpe de Estado que ellos mismos inventaron para luego tomar el poder.

La vacancia de Vizcarra fue un grave error político pero no un golpe de Estado pero, en ese momento, medios adictos al poder alentaron las marchas utilizando hasta al Dr. Huerta -¿lo es?- para justificar lo que fue , luego de la caída de Merino, el ingreso de Sagasti a Palacio de Gobierno por la puerta falsa.

Antier, en una reunión con dirigentes de diversos gremios y zonas de San Juan de Lurigancho -realizada por cierto con todos los protocolos sanitarios del caso- percibí el rechazo popular al toque de quiebra que va a generar más hambre y cierre de negocios en un escenario en el que a los más pobres, los que viven hacinados en casas de cartón en los cerros, no les queda otra opción que salir la calle a “hacer el día” para sobrevivir.

Claro, al señor de los “cupcakes”, el que exhibe la banda presidencial hasta cuando visita un arenal, no le entran balas: en compañía de la fracasada Dra. Mazzetti persiste en una cuarentena antitécnica que va a terminar de quebrar a un país en el que, en plena plaga, del presupuesto de Salud del 2020 se han devuelto alrededor de 3,700 millones de soles por incapacidad de gestión y aún no se aclara qué pasa con las vacunas que constituyen la solución real y efectiva para la pandemia.

Entretanto, prácticamente no hay atención de primer nivel en nuestro colapsado sistema nacional de salud. Y el coro áulico de medios de comunicación comprados con plata de todos los peruanos por el régimen pretende hacer la vista gorda de esta cruda realidad, pretendiendo tapar el sol con una moneda de plomo.

Debemos presionar con todas las armas que nos da la democracia para que este gobierno del marxismo cultural enmiende rumbos y para frustrar la evidente vocación de fraude que caracteriza al proceso electoral.

Presidente de Perú Nación-Presidente del Consejo por la Paz