Tres fiascos

Tres fiascos

Hay tres planes en marcha.

El primero es de la caviarada. Quiere sacar a Castillo para poner a Boluarte en Palacio y volver a copar el gobierno.

El de la oposición quiere sacar a Castillo y a Boluarte para llevar a Palacio a la presidenta del Congreso. Ese tonto plan ha terminado en un fiasco. No logró hacerlo mientras Alva presidía el Congreso. Las dos vacancias que intentó no alcanzaron los votos necesarios. Y ahora que preside Camones hacerlo sería entregarle el gobierno a Acuña. La oposición ya no sabe lo que quiere.

El tercer plan es el del eje La Habana-Caracas. Quiere botar a Castillo, a Boluarte y a Camones para capturar el poder en medio de un caos de violencia callejera en estos días, de preferencia. Este es un golpe de Estado fuera de la ley, la Constitución, el Estado de Derecho y la democracia. Es lo que el eje ha buscado desde un principio para alinear al Perú con los “duros” -La Habana, Caracas, Nicaragua-, sacarlo de la media tinta argentina de los Fernández, de la mexicana de AMLO, de la colombiana de Petro o la chilena de Boric, que no avanzan hacia la captura del poder.

Los tres sainetes han sido puestos en escena durante un año entero y ninguno ha funcionado hasta la fecha. El de la caviarada es una farsa y el de la oposición una comedia de errores. El del eje habanero, en cambio, es el verdadero peligro. Intenta echar mano de los recursos naturales del Perú para seguir medrando las próximas décadas como lo ha hecho durante 60 años en América Latina.

Ante estas opciones, la menos mala por el momento es dejar a Castillo donde está hasta que podamos ver más claro y sofocar todo intento de violencia en las calles.
Porque las guerras se pierden siempre por luchar contra el enemigo equivocado.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.