Desde la campaña electoral, comprobamos que Castillo es un mentiroso compulsivo. Además un cínico prepotente. Mintió al entregar su hoja de vida al Jurado Nacional de Elecciones omitiendo ser accionista/gerente de la empresa Consorcio Chotano de Inversionistas Emprendedores JOP S.A.C., según precisan los registros públicos. Pero nuestra izquierda prepotente, como suele serlo, lo negó una y otra vez guardándole las espaldas a su candidato. El Jurado, como se sabe, lo preside otro comunista como Castillo, quien obviamente soslayó esa engañifa. Aunque en el caso de muchos otros candidatos participantes a aquel mismo proceso electoral, el JNE sí fue draconiano al expulsarlos de la contienda, aun por causales menores. El amarre de la izquierda en los comicios pasados fue realmente de escándalo. La consigna era: para la izquierda todo, a los opositores la ley. Mintió asimismo Castillo respecto al financiamiento de su campaña, tras manifestar que Perú Libre, el partido de Cerrón, quien lo encumbrara a palacio, solo aportó pesetas mientras, “las bases financiaron el saldo de una modesta campaña”. Hombre, ¡Una campaña multimillonaria, fundamentalmente para la segunda vuelta! ¡El JNE también lo pasó por alto!

Castillo engañó desde el arranque. Ahora lo hace con mayor razón porque digita a los organismos públicos encargados de velar por la ley. ¡Y no tendrá escrúpulos en seguir mintiendo! ¡Esto venimos comprobándolo a diario! Y tal cual el JNE apañara todas las mentiras del ahora mandatario, ahora el turno de vigilarle la imagen corresponde al Ministerio Público. En efecto, sin sustentación alguna y en escasísimas horas, la fiscal Elizabeth Figueroa ha decidido “no formalizar ni continuar con la investigación” contra Castillo, denunciado por el periodista Carlos Alfredo Vignolo GV y la ex congresista Yeni Vilcatoma por violar la ley electoral, al haber engañado al JNE falseando su hoja de vida. Un nueva prueba que demuestra la exterminación del Estado de Derecho en el Perú, a cambio de proteger a ciegas al oficialismo.

Otro affaire. La Fiscal de la Nación abrió instrucción contra Castillo por sus reuniones subrepticias con politicastros y con proveedores del Estado quienes, tras juntarse con él en la infausta casita de citas de Breña, acabaron ganando multimillonarios contratos con entidades del Estado. No obstante, a escasas horas de anunciarse esta medida la misma fiscal decidió “reservar el proceso” hasta que Castillo concluya su mandato. Si nos atenemos a lo dicho por el oficialista Bermejo, Castillo y el comunismo/senderismo atrás suyo jamás dejarán el poder, “porque no creemos en pelotudeces democráticas”. Estamos resumiendo tan sólo los casos más sonados en que Castillo ha sido librado de sus mentiras cotidianas por quienes hoy se arrogan representar a la Fiscalía de la Nación, encargada exclusiva de perseguir el delito. Y esto ha vuelto a ocurrir, al decidir dicha entidad “allanar” ahora la casita de citas del jirón Sarratea, 45 días después de que el periodismo destapara aquel antro. Vale decir, cuando ya no era posible rescatar las grabaciones de videos de quienes entraron/salieron mientras Castillo “despachaba” con ellos, trajeado con gorrita y buzo de malhechor. Todo milimétricamente calculado.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.