Un Zar sin límites

Un Zar sin límites

Otra de las señales de la informalidad que reina en el MEF es el resultado del déficit fiscal de 2021 de -2.6 % del PBI (US$5,800 millones), cuando era mayor el pronóstico del ministro Pedro Francke: -4.7% (US$ 10,600 millones) en el Marco Macroeconómico Multianual -MMM (27/8/21). Una diferencia de casi US$ 5,000 millones.

Un reporte de Macroconsult señala: El MEF esperaba un mayor déficit fiscal en abril (5.4%) y agosto (4.7%), motivo principal por el cual salió a emitir bonos y obtener recursos por cerca de S/ 45,000 millones para financiar su gasto (más de 5% del PBI). Sin embargo, los ingresos tributarios vinieron por encima de lo esperado, lo que ha generado un saldo presupuestal que le ha permitido transferir S/ 18,798 millones (US$ 4,895 millones) al Fondo de Estabilización Fiscal (FEF) y la Reserva Secundaria de Liquidez. Esto es positivo, ya que el FEF, que estaba agotado, sirve para situaciones excepcionales como la pandemia (20/1/21).

El ministro Francke, al parecer, ignoraba que los ingresos venían aumentando a un ritmo mayor que los gastos (+47.5% vs +9.7%) debido al aumento de las cotizaciones de los minerales, al rebote de la actividad económica (13.4%) y las regularizaciones tributarias de algunas mineras por S/ 5,000 millones, porque sólo así puede explicarse que nos haya endeudado por US$ 5,500 millones adicionales: Bonos Globales por US$ 4,000 millones y US$ 1,000 millones (17/11/21) y otros por US$ 400 millones.
Para un ejecutivo de un banco de inversión: “esa plata (US$5,500 millones) que viene de deuda ahora esta aparcada en el FEF, pero estamos pagando intereses por un dinero inmovilizado.

El FEF solo debería alimentarse de excedentes de ingresos tributarios, no así de deuda que te cuesta. O sea, tomas deuda y pagas intereses por ella, mientras la estacionas en una cuenta. Mínimo deben estar pagando unos US$165 millones de intereses anuales (3%) por tener ese dinero prestado y almacenado por calcular mal.

En una empresa normal botan al gerente de finanzas. ¿El viceministro de Hacienda Gustavo Guerra García sabe algo de finanzas? ¿O solo saben regalar bonos y pedir impuestos?” No es para menos. Con S/ 700 millones de intereses se podría duplicar el presupuesto de Pensión 65.

Fitch Ratings, la calificadora de riesgo que en octubre nos rebajó la calificación de BBB+ a BBB ha pedido: “Restablecer las anclas -o límites- de la política fiscal de Perú (suspendidas por la pandemia el periodo 2020-21), será importante para demostrar, de manera creíble, el plan del gobierno para la reducción del déficit y el manejo de la deuda” (21/1/21).

Esta dura advertencia es porque el ministro Francke, manu militari, estableció reglas fiscales para el año 2022: límite de deuda de 38% del PBI y un déficit fiscal del 3.8% del PBI, pero, no lo hizo para los años 2023, 2024, 2025, etc. Para peor, estas “reglas” las fijó sin mayor debate y sin pasar por el Congreso, con una suerte de ukase (Decreto de Urgencia 079-2021-14/8/21), como si se tratara de un Zar.

El Consejo Fiscal, que preside el exministro Carlos Oliva, exige que el MEF presente un proyecto de ley al Congreso “donde determine el nivel de endeudamiento público al cual se quiere converger como país y, en base a ello, determinar las reglas fiscales que guiarán el proceso de consolidación fiscal” (N.P. 06-21).

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.