L a Comisión de Transportes y Comunicaciones del Congreso de la República aprobó el dictamen que propone la Ley que restringe la transmisión de programas de entretenimiento en horario familiar y promueve el derecho a la educación, cultura, participación ciudadana, promoción de valores, interculturalidad y cuidado del ambiente.
La aprobación fue por unanimidad en el dictamen, recaído en el Proyecto de Ley No. 5213/2020-CR el cual propone modificar el Artículo 4 y el Artículo 40 de la Ley No. 28278 (Ley de Radio y Televisión) e incorpora el literal h) del Artículo 77 con la finalidad de prohibir en horario familiar la transmisión de programas cuyos contenidos sean violentos, obscenos o de otra índole que puedan afectar los valores inherentes a la familia, los niños y adolescentes; para promover el derecho a la educación, la cultura, la participación ciudadana, la promoción de valores, así como la interculturalidad y cuidado del medio ambiente.
El Proyecto de Ley No. 5541/2020-CR que propone modificar el Artículo 40 de la Ley de Radio y Televisión, que señala: “Durante la programación que se transmita en el horario familiar, comprendido entre las 05:00 y 23:00 horas, están prohibidos los contenidos violentos, obscenos, racistas, discriminatorios, lascivos, de desnudez y otros que promuevan estereotipos o modelos criminales o delictivos, o de otra índole que puedan afectar los valores inherentes a la familia, los niños y adolescentes”.
Finalmente el Proyecto de Ley No. 5704/2020-CR que señala en su Artículo 1, “La ley tiene por objeto regular los servicios de radiodifusión para que su contenido se ajuste a los principios constitucionales, en un marco del respeto a la libertad de expresión, en beneficio de los miembros de un grupo familiar, garantizando la objetividad informativa y excluyendo cualquier forma de difusión que muestre violencia física o sicológica contra la mujer o cualquier integrante del grupo familiar”.
Hay que establecer nuevas reglas para la emisión de programas cómicos o de entretenimiento que vienen afectando los valores de las personas; paulatinamente los programas de TV se fueron convirtiendo en mensajes agresivos y violentos, parodian y denigran a las personas. Estos fueron regulados hace dieciséis años, pero hoy proliferan con alto contenido de vulgaridad y transmitidos en horario familiar, incidiendo en la moral de la familia, distorsionando la propia Ley de Radio y Televisión.
Lo que se busca es impulsar una programación cultural al servicio de la comunidad, educación y sano entretenimiento, por ello es necesario dar mayor cobertura a programas que realcen valores, sin afectar intereses de los propietarios de los canales de TV ni la inversión privada; los programas en cuestión deberán ser transmitidos en horarios especiales que no perturben la tranquilidad ni ofendan a la familia.
Felizmente a pesar de mis insalvables discrepancias con el Ejecutivo y el Legislativo, la iniciativa tiene el informe favorable de los ministerios de Educación y Cultura.
Confío en que en un mañana no tan lejano podamos disfrutar en familia de una verdadera TV y no la bazofia de hoy.