Es evidente que nos encontramos en medio de la mayor estafa electoral que recuerde la historia contemporánea. Si bien el responsable de organizarlas ha sido el Jurado Nacional de Elecciones JNE, en el trámite han intervenido igualmente ONPE y Reniec. Hablamos entonces de una trilogía que ha destruido la confianza nacional fraguando un proceso signado por la trampa organizada. Veamos quiénes integran este peligroso trío que orquestó los comicios del Bicentenario, y hoy tiene a su cargo el escrutinio de las actas que definirán estas enviciadas, aunque peligrosísimas elecciones.
Jorge Salas Arenas preside el JNE. Es juez supremo. Conocido por ser comunista, ha defendido –y liberado- a terroristas. Acompañan a Salas tres gregarios, en extraña circunstancia de “miembros del Directorio”: Jovián Sanjinez, ex juez en Huaura; y Luis Carlos Arce Córdova, ex decano de Derecho de la Universidad Peruana de Las Américas. Completa este cuarteto Jorge Armando Rodríguez Vélez, Fiscal Supremo, el único delegado con voto de conciencia y suficiente carácter para sostenerlo.
Piero Corvetto Salinas preside la ONPE. Fungió de observador oficial en esa fraudulenta “elección” venezolana que reeligió a Nicolás Maduro, a la que calificase de “limpia”. De manera conveniente, antes fue gerente de Reniec; así que conoce de cuál pie cojea este otro ente de la trilogía electoral, porque lo administró hasta pocos meses antes de pasar a la ONPE, en 2020.
Carmen Velarde preside Reniec. Es abogada. Fue gerente de oficina descentralizada de Osiptel. Sospechosamente mantiene con permiso a Dina Boluarte, jefe de Oficina Registral de dicho organismo y ¡oh sorpresa!, candidata a vicepresidente en la plancha de Pedro Castillo.
Esta trilogía fue impuesta por la infausta Junta Nacional de Justicia JNJ, hija del golpe perpetrado por Vizcarra para adecuar el Estado a sus intereses. Veamos. Además de nombrar a los miembros del JNE, Reniec y ONPE, la JNJ designa a jueces y fiscales. Es decir, está concebida para reestructurar el Estado bajo un esquema hamponesco, adonde prima la voluntad de un imputado por corrupto, como Vizcarra, quien fungiese de jefe de Estado y, mediante esta JNJ, pretende continuar mandando.
A partir de la semblanza de estas tres instituciones digitadas por una manipulable JNJ, podrá usted, amable lector, entender la gravedad de la situación en que se encuentra el país, amenazado por un apparatchick comunista monitoreado desde el Foro de Sao Paulo. El JNE, en connivencia con ONPE y Reniec, pretende santificar a un régimen de corte chavista, que se entronizaría por tiempo indefinido. Dolo posibilitado por quienes –salvo una honrosa excepción- integran la maquinaria del fraude montada por la JNJ para producir un fallo electoral a la medida de Pedro Castillo, postulante del lapicito. Recordemos que el JNE sacó de la contienda a candidatos democráticos; permitió que postule Vizcarra estando impedido; facilitó la candidatura de aspirantes al Congreso ligados al terrorismo, etc. Finalmente, persevera en rechazar las pruebas del fraude aduciendo que la hora para presentarlas venció a las 8pm; encima, rehúsa solicitar a la ONPE el padrón electoral para cotejar aquellas firmas presuntamente falsas. ¿A esto podría llamársele elecciones limpias?

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.