La presentación presidencial del 28 de julio ante el Congreso de la República ha significado, como todos los gobiernos, un conjunto de expectativas sobre diferentes temas sociales y las políticas que se asumirán. La seguridad social como concepto, doctrina y acción ha sido uno de los grandes temas ausentes, quedando con ello relegados más de 11 millones de afiliados a EsSalud. El gobierno olvida que la seguridad social es una doctrina que abarca no solamente las prestaciones de salud, sino que también incluye las prestaciones sociales y económicas como parte de ella.
Sin embargo, en este discurso de apertura se pueden percibir algunos atisbos de desnaturalización de la seguridad social, lo que resulta peligroso y que es necesario sea aclarado y definido: ¿Quo vadis?
“Concretaremos un sistema de salud universal, unificado, gratuito, descentralizado y participativo”; es prácticamente una copia del ideario de Perú Libre: “sistema (de salud) universal, único, gratuito y de calidad”. Si seguimos con las comparaciones, hay una norma vigente, Ley 29344 – Ley de Aseguramiento Universal en Salud, que enuncia los principios de un sistema de seguridad social en salud: universalidad, unidad, solidaridad, participativo, entre otros. ¿Se cumple o no se cumple?, o solamente estamos hablando de enunciados.
Líneas abajo de la presentación presidencial, hay un esbozo más conceptual sobre la protección social: “Consideramos que la protección social en el Perú debe pasar de las políticas de ‘aseguramiento’ al acceso y derecho pleno a la salud y pensiones… impulsaremos la consolidación de un solo sistema de prevención en salud unificando EsSalud, el sistema nacional de salud del Ministerio de Salud (sic), las direcciones regionales de salud y los sistemas de salud de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional”. ¿Sólo “sistema de prevención”?. ¿Y los otros subsistemas de salud: privados, municipios, etc.?; es curioso, negando el “aseguramiento”, lo afirma… ¿más de lo mismo?
Tal parece que en el fondo el objetivo es disponer de los recursos de la seguridad social para la atención de no asegurados, lo que está expresamente prohibido por la Constitución Política, artículo 12°, “Los fondos y reservas de la seguridad social son intangibles”. Esta “amenaza” no es nueva. EsSalud tiene un gasto per cápita (por asegurado) cercano a los Mil soles anuales; el Ministerio de Salud (incluidas las regiones de salud) tiene un gasto per cápita por afiliado al SIS (Seguro integral de salud) menor a los 300 soles… ese es el fondo del asunto.
Si realmente se desea establecer un sistema de protección social único para todos los ciudadanos, más apropiado sería trabajar una verdadera “universalización de la seguridad social” y que el gobierno de turno subsidie las aportaciones de los sectores sociales que lo necesiten… está demostrado en el mundo, que los países con mejores niveles de salud tienen los mejores sistemas de seguridad social.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.