La economía, de acuerdo con las previsiones del Banco Mundial, se reducirá un 5.2 % este año. En la edición de junio de 2020 del informe Perspectivas económicas mundiales, la institución sostiene que atravesaremos la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.
En este contexto, los países de América Latina y el Caribe no tienen el espacio fiscal del que gozan las economías avanzadas para hacer frente a la crisis. De hecho, algunos ya se encontraban en crisis antes del brote de la COVID-19.
Según Antonio Couttolenc, co founder y CEO de Xertica, la tasa de crecimiento de la región depende en gran medida de las tres economías más grandes; es decir, Brasil, México y Argentina. Y durante los últimos años, las tres han sufrido recesiones o desaceleraciones. En este sentido, toda América Latina y el Caribe creció solamente un 1.7 % en 2019.
En el Perú, la economía retrocedió un 13.1 % en los primeros cuatro meses de 2020. El desplome del 40,49 % interanual en el PBI en abril refleja un colapso económico que contrasta con el dinamismo de la actividad previo a la pandemia. Planteado el escenario en estos términos, los canales digitales son clave para contrarrestar los efectos negativos de la crisis. Y será particularmente funcional su adopción en sectores como educación, e-government, retailers y empresas prestadoras de servicios.
En el caso del Perú, según un estudio realizado por la Cámara de Comercio de Lima (CCL), más del 60 % de las marcas de e-commerce de este país ha indicado que se vio afectado al inicio de la cuarentena, pero, a pesar de esto, han logrado adaptarse a las nuevas necesidades del mercado. Además, sólo alrededor de un 20 % de estas empresas tuvo que parar sus operaciones. Asimismo, más del 90 % de los comercios encuestados por CCL considera que las ventas online son clave para contribuir a reactivar la economía del país.