Panorama es un programa de la televisión alemana, que se irradia en el canal Uno, de mayor audiencia y en horas punta. Esta semana trajo un reportaje sobre la situación internacional del negocio de las vacunas, enfocando de modo especial las que fueron desarrolladas en Alemania.

Si bien se hizo énfasis sobre la necesidad de una repartición global de las vacunas (lo que resulta obvio, porque la pandemia se controla solo si el mayor número de personas ya no contagian), el programa tomó, como referencia de comparación, al Perú. No obstante, nuestro país es presentado como un conjunto de casas muy humildes vistas desde un cerro, en lo que podría deducirse un barrio marginal. La vocera de la situación en el Perú es una persona, con traje de enfermera, (que dificulta verle la cara) que se llamaría Violeta Huamani.

El Perú es presentado también dentro de un mapa internacional en el que sus vecinos Chile y Brasil están con el color verde, que significa que ofrecen a sus habitantes vacunas de alta eficiencia, como en Europa. En tanto se menciona a nuestro país como comprador de vacuna china, y en el mapa aparece con el color ocre. Por supuesto, en la elaboración del programa se utilizaron todas las técnicas que propician imágenes con un propósito definido. Así, los dirigentes alemanes son enfocados con caras iluminadas y gestos positivos, en ciudades con edificios imponentes. En tanto que el Perú está enfocado por su peor lado.

Por ello mismo resulta alentador que, en contraste, la Fundación alemana Hanns Seidel, de Baviera, publicara un libro recogiendo opiniones sobre la crisis sanitaria en diversos países de América Latina, que aparece con el título de ¿Quo vadis América Latina?, con opinión, en lo que respecta a nuestro país, elaborada por periodistas peruanos.