Valor económico de residuos sólidos

Valor económico de residuos sólidos

Una amenaza silenciosa para la salud de los habitantes ronda las ciudades y son los residuos sólidos que no llegan a los rellenos sanitarios, debido a mucho factores que no pueden ser controlados en estos lugares de disposición. Se conoce que existen unos 1,500 botaderos de basura en el país. Junto a la basura que no se dispone correctamente existe el problema que en el Perú muchas ciudades no tienen un relleno sanitario. Según una publicación de la Universidad Continental, el manejo de estos residuos es mínimo y si se tiene en cuenta que el 75% de la población vive en ciudades, la cantidad de residuos generada es muy alta y solo el 50% de ellos se trata adecuadamente.

Esta preocupación también es compartida por varias instituciones estatales que tratan de darle una solución. Sin embargo, en Lima para las 8 mil toneladas de basura por día que genera se cuenta con 4 rellenos sanitarios (Oefa) y el resto del país tiene 9 rellenos sanitarios y dos rellenos de seguridad. En esta problemática, apareció la variante de la basura hospitalaria que no solo afecta al personal del servicio de limpieza pública, sino a la población cercana a los rellenos. La Contraloría, por ejemplo, detectó que el 31% de municipios no entregan equipos de seguridad a los recolectores de desechos arriesgando así su salud al exponerse a infecciones y accidentes.

Incluso el Programa para el Medio Ambiente de Naciones Unidas (PNUD) alertó sobre las debilidades en el tratamiento de residuos durante la covid-19, en varios países, siendo este servicio esencial para responder a emergencias como la ocurrida. Por su parte, el Minam calculó que cada paciente covid-19 generó unos 2 kilos de residuos contaminados, lo cual multiplicado por el promedio de 14 días de tratamiento y unas 300 mil personas contagiadas se habría generado unos 8,400 toneladas de residuos biocontaminados, de allí la gran importancia que tiene el manejo de estos residuos y su tratamiento.

En este escenario, países como Costa Rica alientan a reutilizar los desechos y así darles un valor por medio del reciclaje, el tratamiento y la disposición de la menor cantidad posible de residuos, de allí que un 94% de los desechos sólidos terminan en rellenos sanitarios, vertederos controlados o botaderos a cielo abierto. Ello porque conocen que el mal manejo de un relleno sanitario contaminaría las fuentes de agua superficiales y subterráneas. Es más, el Banco Mundial informa que la basura de los rellenos ofrece el biogás, combustible que es utilizado en 1,115 plantas de energía en EE.UU. y Europa.

Los residuos de los rellenos sanitarios pueden ser valorizados económicamente y son una oportunidades en el mercado de los combustibles, pues se les puede transformar en un bien económico y aprovechar su poder calorífico impactando menos y siendo socialmente responsables y sostenibles.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.