En el Perú hubo un seguimiento muy cercano a las elecciones en los Estados Unidos de América. Es natural esto, por el número de peruanos que residen ahí, así como por los vínculos estrechos que tiene nuestro país con el gobierno y pueblo estadounidense.
En este mes de septiembre se realizan las elecciones en la República Federal Alemana. que es un país también con gran influencia internacional, por lo que no deben dejar de interesarnos. La jefe de Gobierno Angela Merkel ya no postula. A diferencia del Perú nadie se irrita que estuviera en gobierno varios periodos consecutivos que suman más de 16 años. Tampoco se cuestiona que participen, en igualdad de condiciones, partidos que se identifican con las más diversas tendencias. Ni menos hay quienes consideran como sus enemigos al partido Comunista, de Izquierda o los llamados rojos.
La única tendencia política –o partido- que está prohibida por ley es el nacionalsocialismo, o sea la extrema derecha. Y ello por razones históricas.
También existe otra particularidad. No se elige al presidente de la República, sino a quien debe presidir el Consejo de Ministros, que es llamado Canciller. Este es en realidad el jefe de Gobierno, responsable de conducir la política del país.
Según las encuestas el candidato con mayor aceptación es el actual ministro socialdemócrata de Finanzas Olaf Schulz, pero es poco probable que llegue a gobernar. Un sistema de elecciones indirectas, es decir vía Parlamento –que tiene casi 700 integrantes- obliga a quien no tiene amplia mayoría, a hacer alianzas. Y en estas puede resultar favorecido el líder de otro partido que no sea el del candidato de mayores simpatías.
Vale decir que las diferencias entre partidos tampoco son radicales. Nadie cuestiona la economía social de mercado, aplicada con éxito en este país, así como las nuevas tendencias de tomar medidas frente al cambio climático. También hay, en todos los partidos, críticas y autocríticas sobre la participación de Alemania en operativos militares fuera de sus fronteras. Se puede concluir afirmando que está garantizada la gobernabilidad en Alemania y el liderazgo alemán en la Unión Europea. Así como el futuro de las relaciones de cooperación con otros países del mundo.
El camino queda abierto para fortalecer aún más las provechosas relaciones entre el Perú y la República Federal Alemana que se basan en valores comunes e intereses complementarios.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.