Un estudio de Oxford University sostiene que jugar videojuegos puede mejorar la salud mental y hacerte sentir a una persona más feliz. Esta gran reafirmación viene luego de años de debate sobre el impacto de los videojuegos en la salud mental de los jóvenes y justo en medio de una pandemia que hizo que toda una industria se coronara.

Según Ariel Plabnik, Business Development Manager de HyperX Latam, “El Gaming puede ser mucho más que una herramienta de entretenimiento, durante la pandemia se comprobó el gran aliado que es para la salud mental, ya que permite mantener las conexiones sociales vivas mediante interacciones con amigos que nos hacen sentir cerca, aunque estemos lejos.”

El estudio tomó información de la industria provista por compañías de gaming y en base a esto analizó el bienestar de los jugadores. Particularmente se enfocó en los efectos provocados por dos juegos muy populares: Animal Crossing: New Horizons y Plants vs Zombies: Battle for Neighborville. Los resultados indican que el tiempo utilizado para jugar, se asocia con que los jugadores reportaron que se sentían más felices. Los investigadores sugieren que las experiencias que proveen dichos videojuegos tienen que ver con los resultados finales. Estos juegos fomentan las conexiones sociales y además hacen sentir a los jugadores competentes y hábiles.

Andrew Przybylski, director de Investigación en Oxford Internet Institute y autor de este estudio, señala que los resultados demuestran que los videojuegos no acarrean un efecto negativo para nuestra salud; hay otros factores psicológicos que tienen un efecto significativo sobre el bienestar general de la persona. En realidad “jugar” es una actividad que se relaciona de forma positiva con la salud mental de las personas, por lo que intentar limitar los videojuegos implica negarles estos beneficios a los jugadores.