Observo a otrora defensores del expresidente Martín Vizcarra lamentarse del engaño del que fueron objeto, al ver que su líder usó indebidamente su cargo para obtener el beneficio de la vacuna, mientras los peruanos morían por miles a causa del covid-19. Incluso, luego que Beto Ortiz diera la primicia en su programa, los leales vizcarristas creyeron la versión que había sido un “valiente” voluntario de los ensayos de Sinopharm en el Perú. La Universidad Cayetano Heredia confirmó lo que ya sabíamos, no hubo acto de valentía alguno, sino todo lo contrario.
A todos aquellos que han “abierto los ojos” respecto a Vizcarra, les tengo malas noticias. El mismo que se vacunó antes que nadie para estar a salvo de la pandemia que no supo manejar, es quien durante la peor crisis sanitaria te decía que estaba negociando 30 millones de vacunas, cuando lo único que tenía asegurado era su propia inmunización. Es quien a punta de argucias cerró “fácticamente el Congreso” el 30 de septiembre de 2019.

Martin Vizcarra, el que agitaba un falso registro de voluntario de Sinopharm, es el mismo que negó conocer a Antonio Camayo (vinculado al caso ‘Cuellos Blancos’) y no solo conocía de sobra, sino que hasta tenía una foto con él; el mismo que crucificó al exfiscal de la Nación Pedro Chávarry por haber negado una reunión con “Toñito Camayo”, cuando él negó más de tres veces un encuentro con Keiko Fujimori.

El que se erigió como adalid anticorrupción y puso su popularidad por las nubes atacando a todo aquel que se le opusiera, tiene contra sí el testimonio de cinco colaboradores eficaces que aseguran que el exgobernador de Moquegua recibió 2.3 millones de soles del ‘Club de la Construcción’.

“El presidente hecho para la crisis” fue incapaz de dejarnos un país preparado para afrontar esta letal segunda ola de contagios por el coronavirus, estamos igual, o peor, que el 16 de marzo cuando se inició una de las cuarentenas más severas del mundo y la que peores resultados trajo para el ya sufrido pueblo peruano.

Tú que siempre creíste en él y lo viste como el único capaz de enfrentar y arrinconar al “fujiaprismo obstruccionista y corrupto”, saliste a marchar por un farsante al que destituyeron democrática y constitucionalmente el 9 de noviembre. ¿Te has percatado de que cuando salías a las calles y exponías tu salud y la de tus familias él ya estaba vacunado? Si sabes que lo hizo el 2 de octubre de 2020, ¿no?

El mandatario “al que no elegimos”, y por eso te lamentabas tanto, se vacunaba en medio del escándalo de Richard Swing y justo antes de que la prensa publicara los testimonios de colaboradores eficaces.

Hombre precavido vale por dos, dice el refrán, así que Vizcarra Cornejo se aseguró la vacuna entre la primera y segunda vacancia, no vaya a ser que…

¿De verdad te sorprende la última fechoría del ‘Lagarto’? A mí no.