Quien revela esta información es una fuente reconocida y muy acreditada. Hablamos de Michael Reid, experimentado reportero de la revista The Economist, quien publica una de las informaciones más devastadoras para el pinocho Vizcarra. ¿La razón? ¡Sitúa al Perú, hasta el 16 de este mes, como líder absoluto del planeta en exceso de muertes por covid, con un superávit de 2,000 fallecidos por cada millón de habitantes! Evidentemente Reid presenta estadísticas que desmienten la cifra de fallecidos que registran los indicadores oficiales del gobierno peruano, y acredita que el número de muertos por la pandemia es inmensamente superior. Más aún, el cuadro donde figuran los índices de mortalidad de todas las naciones del mundo -con Perú a la cabeza- lo acompaña Reid con este comentario: “Podría haber muchos factores destrás del mal desempeño del Perú frente a la pandemia sugerido en estos cuadros”. Y concluye: “Pero sin duda uno sería la pésima gestión de Martín Vizcarra. Motivo para autocrítica de los muchos que todavía lo apoyan. Y para una investigación imparcial.” Vale decir, llega a la mismísima conclusión que hemos sostenido en esta columna respecto al impresentable Vizcarra. Porque en la información de The Economist Vizcarra aparece como lo que es y será. No sólo un mitómano, incapaz e hipócrita sino culpable de la muerte de decenas de miles de ciudadanos. Un falsario a quien la Justicia, después de una “investigación imparcial”, deberá castigarle como se merece. Por lo demás, un periodista de la talla de Reid pone en su sitio tanto a aquellos que torcieron -y siguen haciéndolo- las estadísticas para guardar las espaldas del falaz Vizcarra, como a esa prensa que traicionó los principios de “Independencia y Veracidad” que tanto se rasga las vestiduras en exhibirlos como propios, al concluir su informe con esta apremiante imputación contra la prensa que se jugó, inclusive continúa haciéndolo, por Vizcarra: “Motivo para autocrítica de los muchos que todavía lo apoyan”, refiriéndose a Vizcarra. Contundente varapalo.

La nota de Reid pone en valor los vicios de Vizcarra: mendaz, inepto, farisaico. A ello habrá que agregarle las demoledoras evidencias que ha reconstruido el fiscal Germán Juárez Atoche, del equipo de investigación Lava Jato, sobre este individuo. Al extremo que hoy Vizcarra ya figura en una carpeta como vulgar investigado. Asimismo la Fiscal de la Nación está investigándolo, aunque por el affaire Richard “Swing”, extravagante amigo del escurridizo Vizcarra. Por último, el Ministerio Público lleva adelante otras investigaciones a este sujeto que engañó a medio país con su cara de palo y una labia de tramposo, mostrándose como el caballero blanco que lucha contra la corrupción, cuando cada día saltan nuevos testimonios sobre su vinculación a la mega corrupción enquistada –por ahora- en los escándalos Lava Jato y Club de la Construcción.

¿El Jurado Nacional de Elecciones acaso puede permitir que un individuo con estos antecedentes postule al Parlamento? Caerían en connivencia los integrantes del JNE que votasen a favor de ello. ¡Fulminarían vilmente la batalla contra la corrupción que desde hace años demanda este atribulado país!