Analicemos lo que ha ocurrido en el Perú para que su sociedad se suicide votando por el comunismo. Tanto en primera vuelta, como en el repechaje de junio. Para empezar, existe la presunción de que el partido Perú Libre fraguó -de manera masiva, aunque acotada a determinadas provincias- incontables actas en mesa. A continuación, hay suspicacia de que el golpe de Estado perpetrado por Martín Vizcarra -en connivencia con el Tribunal Constitucional- fue para secuestrar el sistema de Justicia. Todo arrancó con un montaje orquestado por el IDL -en complicidad con los medios vendidos al régimen Vizcarra, a cambio de publicidad estatal- para destripar al Consejo Nacional de la Magistratura, la Corte Suprema y el Ministerio Público. En su lugar, Vizcarra creó la esperpéntica Junta Nacional de Justicia con el encargo de designar a los jueces, los fiscales y el presidente del Jurado Nacional de Elecciones. ¡Con ello, más un Tribunal Constitucional TC pro izquierdista, Vizcarra controlaba el país! El TC lo integran siete tribunos; cuatro socialistas –hacen mayoría- con nombramiento vencido, apalabrados por Vizcarra asegurándoles su inamovibilidad. Al extremo que dio el golpe de Estado en setiembre 2019 para evitar que el Congreso nombrase nuevos tribunos. Vizcarra y su cohorte rosada –los caviares- aseguraban así la fórmula para someter al Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Allí surge la judicialización de la política y la politización de la Justicia. Un tectónico círculo vicioso idóneo para el proceso electoral del bicentenario. Vizcarra despidió miserablemente al ex presidente de la Suprema, Duberlí Rodríguez, y al entonces fiscal de la Nación, Pedro Chávarry. Así, Vizcarra consiguiría armar una organización criminal para ejecutar unas elecciones dolosas que le dieran el triunfo a la izquierda, con la que él comulga. En el camino lo defenestró el Congreso que él hizo elegir. Aunque sus compinches permanecieron en el sistema de Justicia y el JNE. Este último incompleto, con un presidente comunista, defensor y liberador de terroristas que indebidamente se arrogó el doble voto, convirtiéndose en facilitador del fraude para favorecer a Perú Libre, cuyo líder simpatiza con el currículum del rojo Salas Arenas.
Faltaba un elemento. ¡Exacerbar al ciudadano para que vote por la izquierda! Vizcarra y Sagasti, ambos socialistas, se encargaron del asunto. Abandonaron exprofesamente a la sociedad durante la pandemia. Se negaron a adquirir pruebas moleculares, camas UCI, respiradores mecánicos, plantas de oxígeno, etc. Aparte, demoraron año y medio la compra de vacunas. Y por último, importaron las chinas, más caras y sin exhibir las comprobaciones de eficacia a nivel mundial. ¿Consecuencia? 220,000 muertos hasta hoy. El país con más fallecidos por habitantes; miles de familias de luto y endeudadas; la economía nacional desecha; la juventud perdió un año de estudios, etc. Una nación desecha. ¡El pueblo ardió de indignación! ¡El ambiente idóneo para elegir un gobierno vengativo, comunista! Entre tanto, Vizcarra y Sagasti le endosaban sus crímenes a la “derecha fujimorista”. Ambos sujetos actuaron en complicidad para irritar al ciudadano, induciéndolo a votar por el comunismo. Par de tipejos que, encima, recibirán pensión vitalicia de usted, amable lector.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.