Al descubrirse la mentira de Martín Vizcarra sobre las vacunas, es decir que su gestión no había hecho nada pese a sus ofrecimientos, la salida del destituido presidente fue decir que justo cuando estaba a punto de cerrar contratos con varios laboratorios lo vacaron. Lo que dio pie a un sinnúmero de comentarios y “memes” de todo tipo en las redes sociales. Y cuando creíamos que no podía ser peor, lo volvió a hacer.

“Mi objetivo era llegar a 3 mil camas UCI”, dice Vizcarra sin sonrojarse para luego añadir… “pero me sacaron”, convirtiéndose en un “meme” de sí mismo. Solo esperamos que los peruanos sean conscientes de que las mentiras de este personaje no deben quedar impunes.

La semana pasada el exgobernador de Moquegua lanzó una audaz y nada democrática propuesta: postergar las elecciones generales que por ley deben realizarse el 11 de abril de este año.

En octubre del año pasado, cuando el escándalo por la revelación de los colaboradores eficaces que lo implicaban en actos de corrupción mientras estuvo al frente del Gobierno Regional de Moquegua, estaba en su punto más crítico, Vizcarra Cornejo señaló que parlamentarios de Acción Popular y Alianza para el Progreso le habían pedido postergar las elecciones.

Ahora se puede entender que fiel a su estilo, ese era un intento más por desviar la atención de las graves acusaciones sobre él. El desmentido de los voceros de AP y APP no se hizo esperar.

Tres meses después de haber lanzado ese globo de ensayo Vizcarra vuelve a sus andadas: “Somos claros: no puede haber elecciones en abril. Ahora, no se trata de postergar las elecciones tres meses o un año, de ninguna manera, así como sube rápido, va a bajar rápido la curva de infectados. (…) No va a haber ningún problema que las elecciones sean el 23 de mayo”.

Su desconocimiento e irrespeto a las normas es evidente, los plazos electorales son inamovibles y la Constitución así como la ley electoral son claras en eso.

Además, parece haber olvidado que él mismo, días antes de su vacancia afirmó que quienes querían destituirlo tenían la intención de “postergar las elecciones un par de años más”.

Nunca sabremos a ciencia cierta las verdaderas intenciones del exmandatario cada vez que pronuncia una declaración de este tipo, lo que sí sabemos es que se saca la careta y evidencia que si bien cumplió con convocar a elecciones generales, no habría estado en sus planes realizarlas, sin importar atentar contra la legalidad e institucionalidad. No hubiera sido la primera vez y siempre habría más de un solícito abogado dispuesto a legalizar ese atropello.

Por sus mentiras, manipulación y poca vergüenza para afrontar la realidad, Vizcarra se ha convertido en su mejor “meme”.