Muchos se pregunta cómo hace Martín Vizcarra para salir bien librado de todas las investigaciones que tiene, para eso solo le hizo falta un juez, un fiscal y un par de policías. Tan eficaces fueron que ha sido apartado del caso bomba de los cuellos blancos, pues Vizcarra tenía que haber sido el primero investigado, pero no fue así porque dos policías, Arellano y el Conejo, le habrían llevado el audio donde se oía sobre su predilección por el ron Zacapa, y más allá de la trivialidad, Vizcarra tuvo el cuajo de negar todo vínculo con Antonio Camayo. Pero luego se probó que mentía, claro en su momento lo podía negar porque estaba blindado por las fiscales Rocío Sánchez y Sandra Castro que lo buscaban en su casa, algo nunca antes visto, pero cierto.
Sin duda la impunidad de la que ha gozado Vizcarra se debe a los servicios de los operadores de Justicia. Pero al llegar su vacancia, se esperaba que tanto encubrimiento acabara y no fue así. Pues se debe a que en el sistema ha quedado gente a su servicio, ocupando cargos neurálgicos y de mucho poder, que hoy se mantienen también bajo el régimen de Pedro Castillo.
Un primer paso importante para que Vizcarra pierda el privilegio de la impunidad es que César Cervantes sea removido del cargo de Comandante General de la Policía Nacional y con él se vayan todos los que han venido usando el trabajo de inteligencia para beneficio personal.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.