Ayer tuvimos un ridículo circo armado por los protectores del okupa de Palacio para convertirlo de carnicero en vaca; de tiburón en pescadito; de vampiro en mariposa. Todo, por supuesto, con la colaboración de la prostiprensa.

l espectáculo arrancó en la madrugada, cuando la Fiscalía Anticorrupción allanó ocho inmuebles, entre ellos los de la secretaria de la Presidencia, Mirian Morales, y la exsecretaria del despacho presidencial, Karem Roca, cuyas voces aparecen en los audios que han puesto a Vizcarra en modo vacancia.

Entrada la mañana, vaya casualidad, IDL Reporteros publicó que el presidente del Congreso, el acciopopulista Manuel Merino de Lama, intentó comunicarse con el general EP César Astudillo, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, como si no fuese obvio que era por la crisis política estallada el viernes. Horas después “Richard Swing”, rodeado de periodistas, mató a “Richard Swing” e informó que ahora solo existía Ricardo Cisneros Carballido, doctor honoris causa de nadie sabe dónde.

Por la tarde se esperaba que Vizcarra diera un mensaje, pero apareció en pantalla el presidente del Consejo de Ministros Walter Martos para comunicarse con el más allá. “Pido disculpas a Fernando Belaunde por malos elementos que tratan de manchar su prestigio”, dijo. Y el desatinado lo hizo rodeado de militares, ya no en mandiles rosa sino con uniformes camuflados. Ante el cuadro de alias Túpac Amaru, trató de desprestigiar a Merino y al Congreso, y por lo visto olvidó que con ese fondo aparecía en cadena nacional el dictador Juan Velasco Alvarado, el que con su cachacada sacó a Belaunde del poder. Lo que no dijo el “médium” Martos fue que la intención de Merino de Lama (sucesor de Vizcarra en caso que este sea vacado) intentaba comunicarse para que ante la eventualidad de la vacancia de Vizcarra “el proceso se desarrollara con normalidad y tranquiiidad”. El ministro de Defensa, Chávez Cresta, consideró que la comunicación del presidente del Congreso “colisionan con el orden democrático”. ¿Por dónde?

Dado que ya no tiene nada que perder, pues fue aprobada la ley que impide a los sentenciados en primera instancia postular a cargos públicos, el frustrado candidato del 2021 Daniel Urresti, se esforzó a lo largo del día de voltear la tortilla a favor de Vizcarra.

Pese a tamaño montaje para confundir a la opinión pública debe quedar claro que no existe ninguna conspiración para desestabilizar al país, violar la Constitución ni debilitar la democracia. Aquí lo que hay es un audio donde el actual presidente del Perú confabula, acuerda e indica a sus colaboradoras que mientan con alevosía ante la Fiscalía.

Y eso es un delito.