Walter Ríos Montalvo

Walter Ríos Montalvo

Columnista Invitado III

Acerca de Walter Ríos Montalvo:






Costumbre parlamentaria y Constitución

El Derecho, entendido como un conjunto de normas y principios vinculantes en la sociedad, no solo emana de la ley; es decir, de la disposición legislativa aprobada por el Congreso, sino también de la costumbre; esto es, la práctica reiterada que evidencia un comportamiento obligatorio no obstante su falta de previsión expresa.

La costumbre se divide en tres clases. Por un tema de espacio, en esta ocasión solo mencionaremos a la costumbre contra legem, la cual es entendida como aquella conducta reiterada de generación en generación que contraría una disposición legal o constitucional.

Es cierto que la ley, en algunas oportunidades, ha perdido eficacia por acción de la costumbre jurídica, sin embargo, no se puede predicar lo mismo frente a la Ley Fundamental. En efecto, siendo la Constitución del Estado el instrumento normativo que recoge los valores y principios fundantes de toda sociedad, parece asaz aventurado controvertir acerca de la posibilidad de que la costumbre pueda derogar a una disposición constitucional.

En este orden de ideas, hace unos días, con ocasión del procedimiento de juicio y antejuicio político seguido a tres (3) parlamentarios, algunos miembros de la Comisión Permanente, que es, en buena cuenta, el órgano que actúa como ente acusador ante los procedimientos de suspensión y destitución de congresistas, votaron en el Pleno del Congreso el día que se discutía la suerte política de aquellos Padres de la Patria.

El argumento, según se sostuvo, fue el (voluntario) no ejercicio del derecho al voto en la Comisión Permanente, pues éste (el voto) se reservaría llegado el momento de la votación enjuiciadora (y no acusadora) en el Pleno del Congreso.

Salvando las distancias categóricas que algunos especialistas sostienen respecto a la imposibilidad de que los miembros de la Comisión Permanente, así no hayan votado dentro de ella, puedan ejercer su derecho al voto en el Pleno del Congreso, en este espacio queremos señalar que, en una primera impresión, parecería que el artículo 100° de la Constitución impediría que los miembros de la Comisión Permanente puedan votar en el Pleno del Congreso en los supuestos donde no hayan ejercido su derecho al voto en aquella instancia legislativa. Así, aquel artículo de la Norma Fundamental del Estado no hace distinción al disponer que “corresponde al Congreso, sin partición de la Comisión Permanente, suspender o no al funcionario acusado”. La negación a los miembros de la Comisión Permanente parecía, entonces, excluir a aquellos parlamentarios que la integran, así no hayan podido o no hayan querido ejercer su derecho al sufragio.

Entre no poder haber ejercido o no querer ejercer el derecho al voto, hay importantes diferencias. La primera hipótesis parecería no impedir al parlamentario, imposibilitado de ejercer su voto en primera instancia, sufragar en el Pleno; la segunda hipótesis, al contrario, parecería imposibilitar al congresista a ejercer su voto en el Pleno ya que en una primera instancia renunció a hacerlo.

Con todo, es conocido que la práctica parlamentaria de reservar el voto de la Comisión Permanente en el Pleno del Congreso es una costumbre que se ha venido practicando desde el último periodo de asunción de gobiernos democráticos. Nos encontraríamos, entonces, ante un supuesto en que la propia práctica parlamentaria ha hecho caer en desuso el artículo 100° de la Constitución. En ese sentido, parecería más razonable modificar el artículo pertinente de la Ley Fundamental y sincerar, en buena cuenta, el estado de cosas que se ha venido siguiendo desde hace diecisiete (17) años.






ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Referéndum 2018: Resultados de la ONPE al 94, 97% de conteo del voto electrónico

Referéndum 2018: Resultados de la ONPE al 94, 97% de conteo del voto electrónico