Walter Ríos Montalvo

Walter Ríos Montalvo

Columnista Invitado III

Acerca de Walter Ríos Montalvo:



JUECES COMPROMETIDOS CON SU PATRIA

Estas últimas dos semanas están siendo vividas intensamente por todo el pueblo peruano. No importan las diferencias, todos los connacionales compartimos un idéntico sentimiento reprimido durante  casi 36 largos años: ver al Perú en un mundial.

El último jueves, al dirigirme a la Corte Superior del Callao, grande fue mi sorpresa al advertir que mis vecinos vestían la camiseta de nuestra selección nacional. Idéntica vista se dio en el trayecto hacia el despacho.

Además del gran resultado conseguido en la Bombonera, estos últimos días han servido para rescatar que los peruanos, cuando estamos unidos, podemos lograr objetivos que parecen inalcanzables para muchos. Esta fue una semana grandiosa para nosotros, donde una vez más se deja notar cómo amamos a nuestra patria.

En el ámbito judicial, las cosas también deberían ser iguales: quienes ejercemos el poder-deber de jurisdicción, debemos sentir pasión por lo que hacemos. La búsqueda de la justicia se convierte así en la razón de ser de nuestra dignidad de jueces.

Durante los concursos públicos organizados por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), a efectos de nombrar a los próximos jueces de la República, es un componente importante en la evaluación el nivel de compromiso que deberá mostrar el aspirante en la búsqueda de una sociedad más igualitaria.

En efecto, para anhelar vestir la cinta de juez, es importante contar con deseos de hacer justicia en cada caso concreto. El aforismo latino suum cuique tribuere, surgido en la época de apogeo del Derecho Romano, debe fungir de baremo a fin de evaluar quienes merecen ser nombrados como tales.

En tal sentido, es saludable leer lo escrito por el presidente del CNM el pasado 3 de octubre en este mismo diario, en torno al enamoramiento y apasionamiento con que deben contar los aspirantes a la magistratura, y de cómo los jueces apáticos no merecen un lugar en ella.

Y es que, si advertimos el panorama al margen de cualquier emoción, ¿podemos esperar una justicia de calidad por parte de aquel operador jurídico que solo se ve impulsado por móviles individualistas? La respuesta es, obviamente, negativa. Un juez poco comprometido con su pasión es (¿por qué no?) una potencial fuente de peligro para el Estado de derecho, pues intereses contrarios a la equidad terminarán por imponer su posición al momento de resolver.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
EN VIVO | Odebrecht: PJ evalúa recursos de apelación presentados por árbitros

EN VIVO | Odebrecht: PJ evalúa recursos de apelación presentados por árbitros