Walter Ríos Montalvo

Walter Ríos Montalvo

Columnista Invitado III

Acerca de Walter Ríos Montalvo:





MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL PODER JUDICIAL

Charles Philbrook describió hace poco en este diario el descomunal rendimiento que alcanzaría la empresa china Tianyuan Garments  Co., en el proceso de producción de polos: ¡23 millones de estos fabricados por 330 máquinas a un ritmo de 1.37 segundos por cada unidad!

Haciendo un viaje al pasado, el autor citado recordó lo que a inicios del siglo XIX los obreros ingleses, en los albores de la I Revolución Industrial, pudieron haber creído respecto a los nuevos avances tecnológicos en el proceso de producción: el reemplazo del trabajo hecho por el hombre por la energía de la máquina, más potente, más productiva.

Esta nueva forma de entender al proceso de producción ya preocupaba a nuestros antepasados, toda vez que la idea del reemplazo del hombre por la máquina se ha venido dando en distintas facetas desde hace poco más de dos centurias.

No obstante, poco se ha escrito sobre los beneficios que genera una producción a mayor escala basada en el uso de nuevas tecnologías. Así, desde sus primeros años, el reemplazo de la energía del hombre por la máquina ha permitido no solo elevar la productividad de las empresas, sino también abaratar costos que en última instancia redundaron en la reducción del precio final de los bienes y servicios.

En el ámbito judicial, la aplicación de la tecnología tiene proyectada, entre otras cosas, la implementación progresiva del expediente judicial electrónico, herramienta que permitirá la modernización del sistema de administración de justicia, además del mejor aprovechamiento de espacios (ya no habrá más expedientes apilados y tugurizados en las instalaciones de los juzgados) y el cuidado del medio ambiente.

Otro beneficio que acarreará el uso de la tecnología al interior del Poder Judicial será la incorporación de una mesa de partes electrónica, la misma que permitirá mantener una mejor comunicación en tiempo real entre el litigante y el órgano jurisdiccional.

Es cierto que la incorporación de una mesa de partes electrónica generará la eliminación gradual de plazas administrativas asignadas a esta labor, precisamente la adopción de este tipo de medidas novedosas es criticada por la amenaza a los derechos laborales; sin embargo, ¿este argumento constituye una barrera para impedir una nueva reconfiguración de la celeridad procesal?

La celeridad procesal y la garantía del plazo razonable son valores que no deben verse negados por la absoluta tutela de derechos laborales. Inclusive, considero que no existe contradicción alguna. En efecto, el respeto del derecho al trabajo se puede ver graficado en la reasignación a otro puesto administrativo, manteniendo la intangibilidad de la contraprestación económica.

Lo que aquí se quiere evitar es la elección entre el hombre o la máquina (tecnología). Por el contrario, opino, siguiendo el pensamiento de Charles Philbrook, que la elección debe ser doble: son el hombre y la máquina los que juntos permitirán el mayor progreso de la producción y de la prestación de servicios, y, en el caso judicial, una más rápida administración de justicia.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Las alianzas de la Fiscalía con algunos medios de comunicación [INFORME]

Las alianzas de la Fiscalía con algunos medios de comunicación [INFORME]